• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Fabricantes de relojes suizos preparan modelos "inteligentes"

Montblanc, propiedad de Richemont, anunció en enero el lanzamiento de su TimeWalker Urban Speed, que combina un reloj mecánico tradicional con una correa intercambiable que incluye dispositivo conectado por Bluetooth | Foto: El Comercio

Montblanc, propiedad de Richemont, anunció en enero el lanzamiento de su TimeWalker Urban Speed, que combina un reloj mecánico tradicional con una correa intercambiable que incluye dispositivo conectado por Bluetooth | Foto: El Comercio

Expertos señalan que el Apple Watch motivará la compra de relojes de lujo por parte de un público más joven

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La reservada industria relojera suiza parece haber sucumbido a la aparición del Apple Watch y de otros dispositivos similares, ya que se encuentran desarrollando sus propias versiones de lujo de relojes inteligentes.

Los grupos de lujo y moda Richemont, LVMH, Swatch Group y Guess Inc han estado ocupados el último año probando sus propios relojes inteligentes, mientras intentan mantener la imagen tradicional y elegante de sus productos.

Cuando se anunció por vez primera el Apple Watch en septiembre del año pasado, algunos expertos de la industria suiza rechazaron estos dispositivos por estar dirigidos a un tipo de cliente diferente, aquel que valora más la tecnología que el prestigio.

Ahora, analistas y ejecutivos están empezando a pensar que quizás el último producto de Apple animará las ventas de relojes de lujo entre consumidores más jóvenes, acostumbrados a ver la hora en sus teléfonos en lugar de en sus muñecas.

"Apple tiene el potencial de hacer que el reloj vuelva a ser genial de nuevo", dijo Ben Wood, analista de CCS Insight y fanático confeso de los accesorios tecnológicos. "Creo que la industria relojera suiza va a estar encantada", agregó.

Swatch, que lleva más de una década experimentando con relojes inteligentes y ya hace componentes para pulseras deportivas, aseguró a la prensa suiza que está trabajando para ofrecer sus propios dispositivos inteligentes en los próximos meses.

"Apple no es la única compañía a punto de lanzar un reloj inteligente al mercado", dijo Nick Hayek, presidente ejecutivo de Swatch, el mayor fabricante de relojes del mundo, al portal SonntagsBlick en enero.

"No es una amenaza, sino una gran oportunidad para nosotros y la industria relojera suiza", afirmó.

El reloj inteligente de Swatch incluirá un chip que permitirá que los usuarios hagan pagos móviles, tendrá baterías de larga duración y podrá conectarse a teléfonos con sistema operativo de Apple y Google, según los informes de prensa.

La amenaza de los relojes inteligentes podría verse limitada también por la corta vida que suelen tener los productos tecnológicos, seguidos por rápidas actualizaciones.

Un iPhone suele perder la mitad de su valor en el primer año tras su lanzamiento, mientras que el buque insignia de Rolex, el Submariner, ha subido su valor, indicaron analistas de Berenberg Bank en un reciente informe.

Adaptándose al futuro

Montblanc, propiedad de Richemont, anunció en enero el lanzamiento de su TimeWalker Urban Speed, que combina un reloj mecánico tradicional con una correa intercambiable que incluye dispositivo conectado por Bluetooth.

Por su parte, Tag Heuer, de LVMH, se ha asociado con una compañía tecnológica estadounidense no divulgada aún para producir un dispositivo fuera de Suiza, mientras Guess Inc anunció su intención de lanzar una línea nueva llamada Guess Connect a finales de año.

Aún es demasiado pronto para saber si Apple Watch, que llegará a costar 17.000 dólares en su versión de oro amarillo y rosa, restará cuota a la industria suiza, que vende unos 30 millones de relojes al año.

Si Apple vende 20 millones de relojes el primer año, como calculan algunos analistas, y todas esas ventas provienen de compradores que abandonan las marcas relojeras tradicionales, Swatch podría ser la más afectada, con una caída del 6 por ciento en sus ingresos anuales, según expertos de Barclays.