• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Explosiones de Tianjin recuerdan las carencias de seguridad en la industria china

Foto archivo.

Foto archivo.

"No hay una cultura de la seguridad en los lugares de trabajo en China", aseguró Geoffrey Crothall, portavoz de la asociación de defensa de los trabajadores chinos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las explosiones del miércoles en el puerto de Tianjin, en el este de China, recuerdan el pésimo balance del país en términos de seguridad industrial, con unas normas que se suelen ignorar o aplicar de forma muy laxista.

El accidente causó al menos 50 muertos y más de 700 heridos en una zona industrial de ese puerto, uno de los mayores de China, a 140 kilómetros de Beijing.

Los responsables chinos aún no pudieron explicar el origen de la catástrofe y siguen investigando lo ocurrido. Según un artículo del diario Noticias de Beijing, que fue rápidamente censurado, en el almacén había al menos 700 toneladas de cianuro de sodio.

"No hay una cultura de la seguridad en los lugares de trabajo en China", dice Geoffrey Crothall, portavoz de la asociación de defensa de los trabajadores chinos "China Labour Bulletin", con sede en Hong Kong.

En agosto de 2014, una explosión en una fábrica de piezas de automóviles causó 146 muertos en Kunshan, cerca de Shanghai, recuerda.

Normas que no se aplican

"Entonces oímos las declaraciones habituales (de las autoridades), lamentando un acontecimiento trágico, afirmando que jamás debería volver a ocurrir. Pero, obviamente, un año después, vuelve a pasar lo mismo", critica.

Según él, "el problema es que hay muchas normas, pero que no se aplican".

Las estadísticas oficiales señalan, pese a todo, que la situación está mejorando levemente.

En el primer semestre de 2015, hubo 139.000 accidentes industriales en China, un 7,5% menos que en 2014, y estos causaron 26.000 muertos, un 5,5% menos que el año anterior.
En el sector del carbón, en el que China es el primer productor mundial, los accidentes en las minas dejaron 931 víctimas en 2014, un 11% menos que en 2013.
Un avance considerable, reconoce Crothall: hace 10 años las minas se cobraban entre 6.000 y 7.000 vidas cada año. La consolidación del sector provocó el cierre de muchas minas pequeñas, donde la seguridad era muy mala, explica.

Pero los desastres siguen siendo frecuentes. En 2013, la explosión de un oleoducto, en unas instalaciones del gigante petrolero público Sinopec, mató a 62 personas y causó 136 heridos en el puerto de Qingdao.

"Cada vez se detectan claras infracciones de las normas elementales: puertas cortafuegos cerradas con llave, ausencia de salidas de emergencia, y muchos empleados que jamás siguieron una formación de seguridad", asegura Crothall.