• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Expertas en RRHH entregan siete claves para organizar la carrera laboral

Es importante tener objetivos claros y nunca considerarse incapaz para realizar algo, afirman

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tomar la decisión de crecer y aprender de lo que sucede en la vida, es personal. Se requiere de empuje y ganas de alcanzar metas. El problema es que muchas veces no hay objetivos a largo ni a corto plazo y sólo se vive en la inercia, la rutina y la estabilidad.

Sin embargo, la incertidumbre o los golpes del destino pueden -literalmente- mover el piso y hacer que todo ese castillo se desmorone. Las personas quedan pasmadas, sin saber qué hacer.

Para que no suceda ese caos laboral, Violeta Hurtado, psicóloga y consultora de CADO, propone revisar la predisposición que las personas tienen en el trabajo, planteándose estas tres preguntas básicas: ¿Quieres ir a trabajar? ¿Qué cosas te molestan de tu trabajo? ¿Cuántos pensamientos negativos tienes sobre tu actividad diaria?

"Para poder tener un buen desarrollo personal y profesional hay que tener en cuenta cuáles son tus intereses y/o habilidades, y si éstas son coherentes con las expectativas laborales que tienes. Por ejemplo, si quiero postular a una jefatura, debo saber si cumplo con los requisitos técnicos y las competencias necesarias para el cargo", explica.

Es decir, tener claro cuáles son los objetivos que tienes en el área profesional, dónde quieres llegar, cuáles son las proyecciones y para lograr esto, cuáles son los pasos a seguir y si necesitas o no una formación laboral académica y de experiencia, que sean coherentes con los objetivos, pero sin que sean metas que sobrepasen las posibilidades reales de cumplimiento.

"Lo que jamás se debe hacer es tener objetivos poco claros y no desarrollar un 'plan de carrera', tienes que saber cómo hilar tu formación académica o de especialización, si no se pueden cometer errores, como mezclar cursos de desarrollo personal con cursos de especialización profesional", añade.

Además, dice que es muy importante dentro del desarrollo profesional, contar con una estabilidad emocional acorde al cargo en el que se trabaja. Para esto, afirma que las personas deben contar con actividades extra laborales que fomenten una autoimagen positiva y sean un apoyo al manejo del estrés, dedicarse tiempo y saber escuchar las señales que da el cuerpo.

Según la experta de CADO, otro tema que se debe considerar son las expectativas salariales, ya que señala que los últimos estudios sobre el tema, se puede extraer que un porcentaje alto de las mujeres no maneja los rangos salariales de los puestos a que se presenta.

"En promedio las mujeres postulamos con expectativas de renta menores hasta en un 30% en relación a los hombres para el mismo cargo y experiencia laboral. Para mejorar este tema es necesario revisar los estudios de renta tanto de empresas públicas y privadas", comenta Hurtado.

Las motivaciones

Catalina Moreno, directora operativa de la compañía de Recursos Humanos Von Der Heide, aconseja también revisar cuáles son las motivaciones que se tienen hoy. Para ello sugiere plantearse otras preguntas que pueden servir para el autodescubrimiento: ¿Qué aporte quieres ser en esta sociedad, en la organización que integras? ¿Qué valores quieres encontrar en la empresa en que trabajas o que forma? ¿Qué interacción quieres tener con tu familia y amigos? ¿Cómo quieres integrar y equilibrar los distintos planos de tu vida?, etc.

"Respondiéndonos estas preguntas, vamos a saber qué tipo de trabajo queremos realizar, si deseamos un cambio dentro de la misma organización en que estamos o fuera de ella, qué tipo de rol aspiramos y así hacer un plan de acción acorde para alcanzar esa meta", afirma.

Ahora, después de tener claro el rol o cargo que se anhela, viene el paso siguiente que es atreverse a imaginar, soñar sin autoimponerse límites, ya que esa sería la oportunidad en que se puede "florecer" laboralmente.

"Lo que nunca debe hacer es decir 'no puedo alcanzar mi sueño' o 'no soy capaz de asumir lo que quisiera'. Querer es poder y si realmente la persona persiste en su sueño y lo transforma en metas a alcanzar, hará lo necesario como pedir ayuda, aprender de manera formal o a través de un mentor, seguir procesos de coaching, hay varias maneras", enseña.

Para iniciar el 2014 con el pie de derecho y darle un empujón a los cambios laborales, Catalina Moreno entrega siete pasos a seguir para organizar y gestionar la carrera laboral y planificar un "diseño de futuro". Aquí están:

1. Imagina cómo quieres estar en cinco años más: Es increíble como esto da luces respecto del diseño de carrera que quieres trazar y de las prioridades en la vida que estás teniendo. Por ejemplo, si tu anhelo es un cambio laboral, puedes contactar y re-contactar a personas que te den luces del mercado actual en tus áreas de interés y así, planificar cómo será tu búsqueda en los próximos meses.

2. Revisar expectativas: Una mirada optimista y una autoevaluación lo más completa, que no cierre puertas sino que abra posibilidades, te permite ir tomando metas y plazos realistas para ir logrando lo que buscas. ¡Celebrar cada pequeño logro es muy importante!

3. Identificar las fortalezas y superar tus debilidades: Si aún no has tenido o no tendrás una evaluación de desempeño, ayuda mucho el solicitar a la jefatura, pares y colaboradores con tiempo y calma una conversación de feedback. De esta manera, no será sólo emocional, sino que también incorporará evidencias de diversos momentos y en distintas circunstancias laborales.

4. La importancia de pedir y ofrecer ayuda: Solicitar asistencia te hace aprender, mejorar y evolucionar en la forma que abordamos el rol que cumplimos. Por otra parte, ofrecer ayuda permitirá que te sientas un aporte concreto y significativo para tus pares, superiores y colaboradores.

5. Conectarse con los anhelos más profundos: Mírate a ti mismo con tus propios ojos y con los de otros, para tener una visión más completa. Trabajar en lo que necesitas para avanzar o aprender, confiar en ti mismo, empoderarte de las decisiones y en las personas que acompañen en tus procesos.

6. Darle sentido espiritual al trabajo: Conectarte con el servicio que prestas, con la contribución hacia otras personas, con la huella que quieres dejar en cada acción que haces, porque eso irá dando un tinte totalmente distinto. Mientras más enriquecido esté tu mundo espiritual, el mundo de las emociones, de la intuición, de la sabiduría, mejor serás como persona, profesional, trabajador, ejecutivo.

7. Mantener el orden y la disciplina: Con planificación y estructura, todo es mucho más sencillo y rápido. En términos generales, las personas siempre tienden a estructurarse mejor y a ser más efectivas si cuentan con un orden y una planificación que favorece sus labores diarias.