• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Estudian un fósil viviente

El solenodonte o almiquí (género Solenodon) es un fósil viviente, un mamífero que se cree se originó hace unos 76 millones de años, 11 millones de años antes de que se extinguieran catastróficamente los dinosaurios

El solenodonte o almiquí (género Solenodon) es un fósil viviente, un mamífero que se cree se originó hace unos 76 millones de años, 11 millones de años antes de que se extinguieran catastróficamente los dinosaurios

Científicos de la República Dominicana y Puerto Rico se unen para realizar la investigación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Recientemente se estrenó en Puerto Rico la película “Los Domirriqueños”. En esta exitosa comedia, un grupo de puertorriqueños y dominicanos que vivían en el mismo barrio, olvidaron sus diferencias y, unidos, lograron superar un enorme reto baloncelístico que enfrentaban.

La colaboración de colegas de Puerto Rico y de la República Dominicana no se limita sólo a la pantalla grande, o a otras disciplinas artísticas como la música. Un ejemplo de cooperación científica entre nuestros países, resultó en una investigación en la genética molecular caribeña.

 

 

Un grupo de científicos, entre los que se destacaron Juan Carlos Martínez Cruzado, Taras Oleksyk, Yashira Afanador Hernández y Kirill Grigorev, de la Universidad de Puerto Rico, en Mayagüez; Liz Paulino y Luis Rodríguez, del Instituto Tecnológico de Santo Domingo; y Adrell Núñez y Roberto María, del Parque Zoológico Nacional de Santo Domingo, dieron a conocer un artículo profesional sobre la genética del solenodonte. El mismo fue publicado en la revista arbitrada “Mitochondrial DNA Part A”.

El solenodonte o almiquí (género Solenodon) es un fósil viviente, un mamífero que se cree se originó hace unos 76 millones de años, 11 millones de años antes de que se extinguieran catastróficamente los dinosaurios.

El solenodonte es del tamaño de un gato y se alimenta de insectos, los cuales escarba con su larga nariz y filosas garras durante la noche. En el día, se refugia en túneles subterráneos.

Las únicas especies de solenodonte viven en Cuba (Solenodon cubanus) y en La Española (Solenodon paradoxus). Ambos están en peligro de extinción debido a la deforestación, la caza, la urbanización y al ataque de perros y ratas.

Estudian su ADN

Con el propósito de generar estrategias de conservación, los científicos obtuvieron muestras de sangre de ocho individuos de la República Dominicana, tres de la región norte (sectores Loma de la Jagua y Cordillera Septentrional) y cinco de la región sur (sectores Manguito y Cañada del Verraco).

Usando las muestras de sangre, es posible determinar el ADN, es decir, el código genético de los ocho individuos y, a la vez, confirmar si la población norteña de solenodontes son de la misma especie que los sureños.

Luego de utilizar dos métodos diferentes de secuencuación de ADN (para ver si obtenían el mismo resultado usando técnicas independientes), descubrieron que los solenodontes sureños y norteños tenían suficientes diferencias en su ADN como para ser considerados sub especies distintas, no una sola como se creía.

Los datos genéticos sugieren que hace unos 125,000 años, existía una sola población de solenodontes, pero la geografía de La Española -posiblemente un canal marino entre el norte y el sur- separó los grupos. La selección natural, las diferencias en hábitats y el tiempo se encargaron de modificar los genes de ambos grupos.

En otro análisis genético, se comparó el ADN del solenodonte con los de otros mamíferos modernos, como el topo y la musaraña. Se confirmó que los solenodontes, los topos y las musarañas tuvieron un antepasado común hace unos 66 a 89 millones de años, lo que afirma el adjetivo de “fósil viviente” del solenodonte.

Según la hipótesis de los científicos, así como estudios previos, se cree que hace 70 a 80 millones de años, lo que ahora son las Antillas Mayores estuvieron conectadas por tierra con América del Norte, pero poco a poco fueron separándose por causas geológicas. El asteroide que causó la extinción de los dinosaurios impactó la zona de Yucatán, México, hace 65 millones

 

 

de años y devastó una amplia zona geográfica. Pocos mamíferos de esa época sobrevivieron en las Antillas Mayores; uno de estos fueron los solenodontes.

El próximo paso para ese junte internacional de científicos es diseñar un plan de manejo y conservación a la medida de cada una de las dos sub especies de solenodontes. A lo mejor, con la ayuda de la ciencia, estos mamíferos no correrán la misma suerte que sus contemporáneos, los dinosaurios.

El autor es catedrático asociado en Física y Educación Científica en Morehead State University y es miembro de Ciencia Puerto Rico (www.cienciapr.org).