• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Estrategias para la prevención de la demencia

Aproximadamente 46,8 millones de personas en el mundo tienen demencia | Foto: Archivo

Aproximadamente 46,8 millones de personas en el mundo sufren de demencia | Foto: Archivo

Consumir una dieta baja en grasas y azúcar, y hacer ejercicio con regularidad también puede reducir el riesgo de padecer la condición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La demencia se define como una pérdida de la función cerebral que ocurre con ciertas enfermedades y afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento. La mayoría de los tipos de demencia son irreversibles o degenerativos. Irreversible significa que los cambios en el cerebro que están causando la demencia no pueden detenerse. 

El mal de Alzheimer es el tipo más común de demencia. La demencia de los cuerpos de Lewy (DCL) es una causa importante de demencia en adultos mayores. Las personas con esta afección tienen estructuras proteínicas anormales en ciertas áreas del cerebro. 

La demencia también puede deberse a muchos accidentes cerebrovasculares pequeños, lo cual se denomina demencia vascular. También, algunas enfermedades pueden desarrollar la demencia, como el VIH/sida y el Parkinson, entre otras. 

Algunas causas de demencia se pueden detener o contrarrestar si se detectan a tiempo, entre ellas, el consumo excesivo de alcohol, cambios en los niveles de azúcar, calcio y sodio en la sangre, y el uso de ciertos medicamentos, entre otros. 

La demencia generalmente ocurre en la edad avanzada, es poco común en personas menores de 60 años y el riesgo de padecerla se incrementa a medida que una persona envejece. 

Las personas con deterioro cognitivo leve no siempre desarrollan demencia. Sin embargo, cuando se presenta la demencia, esta por lo general empeora con el pasar del tiempo, disminuyendo la calidad y la expectativa de vida de la persona.

La mayoría de las causas de la demencia no se pueden prevenir. Dejar de fumar y controlar la presión arterial y la diabetes puede ayudar a reducir el riesgo de demencia vascular, causada por pequeños accidentes cerebrovasculares. 

Consumir una dieta baja en grasas y azúcar, y hacer ejercicio con regularidad también puede reducir el riesgo de demencia vascular. 

Las personas con demencia pueden tener dificultad con el lenguaje y la comunicación, la alimentación, la memoria, el cuidado básico de sí mismas y llevar a cabo las actividades rutinarias, como preparar alimentos, pagar las cuentas y socializar, entre otras, conocidas como actividades instrumentales de la vida diaria.

Las personas que tienen pérdida prematura y leve de la memoria pueden desarrollar estrategias específicas que los ayuden a continuar llevando a cabo las actividades que le son significativas del día a día. Algunas de estas estrategias son:

* Apuntar citas y otras actividades en una agenda o calendario. Mantenerlo en un lugar obvio, como al lado de la cama o pegado de la nevera. Para esto, se puede utilizar, también, la tecnología disponible en el celular, computadora o tableta electrónica, ya que estos equipos cuentan con aplicaciones sencillas donde se pueden anotar actividades con fecha, hora, y lugar, e igualmente puede activar un sistema de alarma que avisa a tiempo cada actividad o cita.

* Colocar mensajes donde en lugares visibles de la casa, como el espejo del baño, al lado de la cafetera o al lado o sobre el teléfono.

* Mantener una lista de números telefónicos importantes al lado de cada teléfono, incluyendo el celular.

* Tener en lugares visibles dentro de la casa relojes y calendarios para permanecer orientado en todo momento con respecto a la hora y la fecha.

* Poner una etiqueta con identificación a los artículos importantes y de mayor uso.

* Desarrollar hábitos y rutinas sencillas que sean fáciles de seguir.

* Practicar continuamente actividades que estimulen y mejoren el proceso del pensamiento y la memoria, como: crucigramas, Sudoku, juegos de mesa variados, aprender canciones o pasatiempos nuevos, hacer la rutina de ejercicio de manera diferente cada vez

*Utilizar rutas diferentes o alternas a las que usualmente usa.

* Leer el periódico diariamente y libros de temas de su interés, entre otras actividades.

Practicar de forma sistemática y continua estas estrategias y otras actividades similares, en conjunto una alimentación sana, y un régimen de ejercicios físicos (como caminar todos los días) ayudará a que su cerebro se ejercite diariamente, facilitando que el proceso de pensamiento y la memoría se mantengan funcionales y activos por más tiempo.