• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

España le pidió disculpas al rey de Marruecos por confundirlo con un delincuente

Felipe VI y Mohammed VI, en una reunión en Rabat. Foto: Archivo / EFE

Felipe VI y Mohammed VI, en una reunión en Rabat. Foto: Archivo / EFE

La Guardia Civil abordó el yate oficial del país africano en Ceuta pensando que se trataba de contrabanndistas de inmigrantes o drogas; enojado, Mohammed VI llamó a su par español

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un día de placer del rey de Marruecos, Mohammed VI, en las aguas de Ceuta, una ciudad española en una península en el noroeste de África que conforma el estrecho de Gibraltar, terminó cerca de un conflicto diplomático.

La Guardia Civil española, a cargo de la misión de frenar la creciente llegada de inmigrantes ilegales a su país, se acercó al yate oficial de Marruecos, que estaba junto a otra lancha y tres motos de agua, y los abordó creyendo que se trataba de un contingente de contrabandistas que llevaban inmigrantes o droga a tierras españolas.

Un sargento de la Guardia Española se acercó a la lancha más grande y pidió, aparentemente de mal modo, que se identificaran todos los ocupantes, según reconstruyó el diario El Mundo.

Entonces apareció en cubierta un hombre con un gorro y anteojos de sol que, enojado, preguntó. "¿No saben quién soy yo?". "No", contestó, contestaron desde la lancha de la Guardia Civil. Al sacarse sus gafas, los agentes reconocieron a Mohammed VI y se retiraron de la escena.

Según el mundo, el monarca marroquí se mostró molesto porque las autoridades marroquíes habían comunicado a las españolas que en esos días iba a estar navegando cerca de Ceuta, cerca de donde él tiene su casa de veraneo, pero esa información no había sido trasladada a la Guardia Civil.

Indignado, Mohammed no dudó en llamar en ese mismo momento a su par español, el rey Felipe VI para quejarse y advirtió que se quedará en las aguas de Ceuta hasta que se resolviera el problema.

El monarca trasladó el problema al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien, después de contactos con su gobierno y el de Marruecos, envió al jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, el teniente coronel Andrés López junto a otros oficiales, en una patrullera hasta la lancha real.

Una hora y media después del primer abordaje, López se acercó y pidió disculpas al monarca, según testigos. Sin embargo, una fuente oficial española afirma que solo lo saludó y se puso a su disposición. El rey marroquí dio entonces por cerrado el caso y volvió a tierra firme.

"La policía no me ha respetado", se descargó, no obstante, Mohammed VI al cerrarse el incidente.

Ante esta situación, la Casa Real española se limitó a destacar que el rey Felipe VI "mantiene una muy buena relación con Mohammed VI".