• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Entierran a mujer que fue velada en una silla mecedora

Familiares de Georgina Chervony Llorén cumplieron su deseo y dicen que verla en el mecedor en vez de un ataud disminuía el dolor | El Nuevo Día de Puerto Rico

Familiares de Georgina Chervony Llorén cumplieron su deseo y dicen que verla en el mecedor en vez de un ataud disminuía el dolor | El Nuevo Día de Puerto Rico

Excepto los patines, el resto de los deseos de Doña Georgina Chervony Lamboy fueron cumplidos como parte de los arreglos fúnebres que había coordinado y expresado en vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La octogenaria, que falleció hace unos días y su cuerpo fue velado sentado en un sillón, fue enterrada esta mañana en el Cementerio de Villa Palmeras, en Santurce. La acompañaban tres de sus seis hijos (Noelia, Myriam y Dolores Lamboy) y otros familiares y amigos.

"Mami sí que hasta lo último se las trajo", cuenta Noelia, de 61 años. Según dijo, fue hace cuatro años, tras la muerte del único hijo varón de Doña Georgina, que esta decidió que quería ser velada sentada en el sillón, vestida con el traje de novia de sus segundas nupcias y en patines.

"Para ella fue bien difícil verlo así, a su hijo consentido. Estuvo dos semanas hospitalizada entonces, porque padecía del corazón, y dijo que no quería que fuera tan fuerte para nosotras (sus cinco hijas) cuando le tocara a ella (morir)", dijo.

Además, contó Noelia, ella padecía de claustrofobia y no quería que la encerraran en la caja (fúnebre) y había dicho que cuando se muriera sería famosa.

"Ella habló (en vida) en la Funeraria (Marín) y les dijo lo que quería", indicó.

Moi Marín, empleado del lugar, confirmó que ella hasta escogió las tarjetas de recordatorio de su deceso y el mensaje que estas llevarían.

"Ella siempre fue bien alegre y buscaba la paz y la harmonía y si veía a alguien triste se sentaba al lado y le preguntaba qué le pasaba", contó Noelia antes de salir de la funeraria al cementerio.



"Para nosotros (la familia) ha sido hasta más llevadero verla así, como dormidita, en vez de en la caja. Vamos a ver si seguimos con fortaleza allá (en el cementerio)", agregó.

Ya para trasladarla al camposanto, los restos de Doña Georgina fueron colocados en una caja blanca de metal que sus hijas y familiares rápido cubrieron con coloridos arreglos florales en el cementerio. Durante el mensaje de despedida, una empleada de la funeraria le agradeció a la familia por depositar en ellos su confianza "de tratar el (singular) caso con mucho respeto y cariño".

"A ella siempre le gustaba el relajo y estaba contenta. Todo lo que nos pidió, excepto los patines, se lo cumplimos", dijo su hija Myriam. "Parecía que estaba durmiendo", reconoció, por su parte, el pastor Mario Cherbony, hermano de doña Georgina. Su hija Dolores, mientras tanto, lució muy compungida, pero satisfecha de que los últimos deseos de su madre se cumplieron.