• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Dormir más aumenta el deseo en la cama

 En el ámbito científico el sexo también aporta | EFE

Un buen sueño puede traer una buena relación | EFE

El descanso reparador debería hacer parte de los afrodisíacos de los que muchos echan mano para darle sal a la faena amorosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una noche de mal sueño acaba con lo que sea, incluso con las posibilidades de rendir como Dios manda en la cama. No es para menos: el aquello demanda ganas, energía, disposición y una buena dosis de concentración. Y justo eso se evapora por cuenta del insomnio. ¿O puede alguien disfrutar un polvo sintiéndose como un trapo? Nadie.

El descanso reparador debería hacer parte de los afrodisíacos de los que muchos echan mano para darle sal a la faena amorosa. 

La sugerencia no es un invento mío, sino una realidad científicadesde que investigadores de la Universidad de Michigan concluyeron (tras hacer un juicioso seguimiento a los patrones de sueño y sexuales de 171 mujeres jóvenes), que a más sueño, mayor chance de éxito en el catre.

Estos magos les pidieron que se dieran a la tarea, durante un par de semanas, de dormir un poco más. Al cabo de ese tiempo ellas no sólo reportaron sentirse mejor y con más energía, sino que dijeron haber experimentado niveles más altos de excitación física, lo que se tradujo en un aumento del 14 por ciento en sus posibilidades de tener sexo al día siguiente.

Ah: ese no fue el único efecto. Las participantes de este trabajo también aseguraron haber disfrutado mucho más sus encuentros sexuales. ¿Cómo la ven?

Si se están preguntando de cuánto tiempo de sueño diario y reparador estamos hablando para experimentar lo mismo, los investigadores tienen una cifra promedio: 7 horas y 22 minutos.Es lo mínimo, claro, pues los autores de este trabajo aseguran que si se duerme un poco más, los efectos se potencian. 

Esto querría decir que las buenas encamadas no siempre son producto de veladas románticas que se extienden hasta el amanecer. A veces lo conveniente es irse juntos a la cama; sacar de ella todo lo que pueda atentar contra el descanso (y eso incluye celulares, reclamos y cantaleta) y dormir a pierna suelta