• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Dilma optimista frente al juicio político que afrontará

"No es un 'impeachment', es un golpe", dijo Dilma Rousseff | BBC Mundo

"No es un 'impeachment', es un golpe", dijo Dilma Rousseff | BBC Mundo

Rousseff recibió a un grupo de corresponsales extranjeros en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia que aún conserva, y dijo que durante los 180 días que pueden durar el juicio político y su suspensión se concentrará en su defensa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un día después de ser suspendida de su cargo, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se mostró convencida de que probará su inocencia, será absuelta y recuperará el poder que ejerce Michel Temer, a cuyo Gobierno calificó de "ilegítimo".

"Lo que tenemos hoy en Brasil es un gobierno provisorio, un gobierno interino, y una presidenta electa por 54 millones. Hay entonces un gobierno interino e ilegítimo desde el punto de vista de los voto [...] Nosotros lucharemos para volver. Y además de luchar para volver, obviamente lucharemos para recomponer una base parlamentaria en el futuro", enfatizó Rousseff.

Rousseff recibió a un grupo de corresponsales extranjeros en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia que aún conserva, y dijo que durante los 180 días que pueden durar el juicio político y su suspensión se concentrará en su defensa.

Si Dilma Rousseff lograra convencer al Senado de su inocencia y fuera absuelta, recuperaría su cargo una vez que concluya el proceso, pero si resultara sustituida, un extremo que ella no contempla, Temer completaría el mandato que concluye el 1 de enero de 2019.

Junto al ex abogado general del Estado José Eduardo Cardozo, que ahora sigue al frente de su defensa, Rousseff se mostró tranquila, relajada y segura de que podrá demostrar que "no hay bases jurídicas para este proceso, que no es más que un golpe".

Aseguró también que ejercerá su defensa en todos los planos posibles, ya que se trata de un juicio con carácter "político", pues, en su opinión, el Parlamento ha obviado lo jurídico al iniciar un proceso "sin que haya delito".

"Nos tenemos que defender jurídica y políticamente y la defensa política se hará frente a toda la sociedad brasileña, allá a donde sea invitada, pues compareceré en forma limpia y transparente para explicar las verdaderas razones que llevaron a este proceso", dijo.

Cardozo, a su turno, aunque evitó aclarar cuáles, dijo que aún le quedan cartas por jugar en defensa de Dilma Rousseff frente a la Corte Suprema, que hasta ahora ha avalado la legalidad del proceso.

También dijo que no descarta acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero aclaró que aún "no es el momento".

Las acusaciones a las que responderá Dilma Rousseff se fundamentan en unas maniobras irregulares con las que el Gobierno maquilló sus resultados de 2014 y 2015, que frente a la Justicia no suponen un delito y que, según ella, son usuales en la administración pública brasileña.

"Todos los Gobiernos anteriores hicieron eso, pero solo a mí me procesan", volvió a reclamar Rousseff, quien también fue crítica con los primeros anuncios hechos por su sucesor interino, que inició su gestión este jueves, horas después de que ella fue suspendida del cargo.

 

Dilma Rousseff no evitó hacer comentarios sobre la gestión que empezó Temer este jueves y alertó de los "riesgos" que corren el país y su democracia desde que están bajo lo que calificó sin pelos en la lengua de "Gobierno ilegítimo" e "ilegal".

"No sé si el riesgo existe ahora, en este momento. Pero creo que un Gobierno ilegítimo precisará siempre de mecanismos ilegítimos para mantenerse en el poder", advirtió Rousseff, quien prefiere ser llamada "presidenta electa" antes que "suspendida".

En su opinión, la gestión de Temer será "liberal en la economía y conservadora en las áreas social y cultural".

Rousseff, la primera mujer elegida para gobernar el país, lamentó también que "después de mucho tiempo, por primera vez no haya en el Gobierno brasileño ni mujeres ni afrodescendientes".

Temer anunció este jueves su gabinete, y todos sus integrantes son hombres y de tez clara, lo que Dilma Rousseff consideró que eso "es una imagen" de lo que será su gestión.

"Hay un problema de representatividad", sobre todo en relación a las mujeres, que suponen más del 50 % de la población brasileña, dijo.