• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Diabetes: la epidemia del siglo XXI

Un paciente con diabetes monitorea sus niveles de glucosa | AFP

Un paciente con diabetes monitorea sus niveles de glucosa | AFP

Un millón 300 mil peruanos sufren de este mal, pero la mitad aún no lo sabe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Perú existen un millón 300 mil personas que sufren de diabetes. Sin embargo, la mitad no lo sabe. Mucha gente anda por allí sin tener idea de que padece lo que los especialistas consideran la epidemia del siglo XXI. El problema con la diabetes, explica el doctor Hugo Arbañil Huamán, jefe del departamento de endocrinología del hospital Dos de Mayo, es que se trata de una enfermedad silenciosa. Es decir, que no duele. “Recién uno empieza a sentir las molestias cuando se encuentra en los niveles avanzados. Ya sea con sed excesiva, hambre, pérdida de peso, orina frecuente y  fatiga. Lamentablemente, cuando eso ocurre ya no hay marcha atrás”, asegura Arbañil. Por ello, el experto en salud señala que la prevención es clave.

Alarmante pronóstico

Según el Ministerio de Salud (Minsa), cada año se detectan entre 80 a 100 mil nuevos casos de diabetes en nuestro país. Por lo que se estima que para el 2024 este mal seguirá avanzando de forma progresiva hasta alcanzar un millón 721.893 afectados.

“Esta enfermedad es una epidemia mundial que va de la mano de la obesidad. Por eso mismo todos, independientemente de si padecemos o no de diabetes, debemos disminuir el consumo de grasas de origen animal y aumentar la ingesta de frutas y verduras”, sostiene Jaime Villena, presidente de la Sociedad Peruana de Endocrinología.

Para Jesús Rocca, endocrinólogo de la Clínica Ricardo Palma, otro de los desencadenantes del aumento de este mal es el desconocimiento de la enfermedad en sí. Según el especialista, una diabetes mal controlada es sinónimo de daño en los vasos sanguíneos (la sangre se vuelve ácida y se pierde sensibilidad en las extremidades), de un mayor riesgo de sufrir problemas cardiacos, amputaciones, reptinopatía diabética (ceguera), insuficiencia renal, impotencia sexual y un largo etcétera.