• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Di María: un rival para Lionel Messi en Pekín

A primera hora arribó a la ciudad Ever Banega, el único que faltaba de la lista | Foto: La Nación

A primera hora arribó a la ciudad Ever Banega, el único que faltaba de la lista | Foto: La Nación

Varios fanáticos prefirieron ovacionar a Di María que al múltiple ganador del Balón de Oro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Cien días al año es así en Pekín. Y en invierno es peor, frío extremo con aire contaminado". Mientras esperaba el regreso del ómnibus de la selección argentina al hotel, el agente de seguridad explicaba que la nube gris que cubre a la ciudad no es neblina sino smog. Polución, uno de los peores castigos de esta ciudad prácticamente acostumbrada a no ver el cielo azul. "Sólo unos veinte días por año", asegura el hombre.

Lo decía mientras hacía un trabajo no muy forzado: impedir desbordes entre las chicas y jóvenes chinos que esperaban a los jugadores, algunos en el lobby y otros en la explanada exterior del Sheraton Beijing Dongcheng Hotel. No muy forzado porque en esa pequeña masa había más alegría adolescente que amenaza de descontrol.

Si uno se guía por lo que veía y escuchaba de entre ellos, habría que considerar que aquí al fanatismo universal por Messi le salió un competidor incipiente. "Di María , Di María", se escuchaba en voces agudas de los dos sexos.

Parada contra una de las vallas metálicas de contención y firme, una chica sostenía un gran póster de Fideo con su señora y su hija; la familia Di María, que acaba de mostrarse en un video como parte de una campaña por la Semana del Prematuro. La esperanza de la joven era recibir una firma en la foto.

Igual que la de casi todos los demás, porque a nadie le faltaba una pancarta, una camiseta de Manchester United, de Barcelona o de la selección, un celular listo para capturar la imagen.

Un rato después, ya de noche, llegó el grupo después de una práctica vespertina "muy buena", según contaban los que pudieron acceder a verla. Fue intensa y sin referencias puntuales, porque Gerardo Martino dispuso que jugaran dos equipos mezclados.

Desde ayer temprano contaba con el plantel completo, porque a primera hora arribó a Pekín el único que faltaba de la lista de 23 jugadores, Ever Banega . Para empezar a comprender qué equipo jugará el sábado contra Brasil se esperaba la actividad de hoy, por la mañana y por la tarde, en el Centro de Entrenamientos Olímpico, un estadio cercano al Nido de Pájaro, donde se jugará el Superclásico de las Américas.

Por las suposiciones y por lo que dijo ayer Martino, sería muy parecido al que derrotó 4-2 a Alemania en Düsseldorf. Lógicamente, con la inserción de Messi.

Entre las dos tandas de trabajo, buena parte del grupo se tomó un tiempo para hacer un poco de turismo.

En realidad, el recorrido en ómnibus que hicieron los jugadores por la zona de la Plaza Tiananmen y la Ciudad Prohibida. El paseo se hizo en momentos en que llovía en Pekín, pero fue sólo una mirada superficial porque nadie descendió del vehículo. Fue la manera en que el cuerpo técnico buscó que nadie se quedara a dormir en la habitación durante el día, y acelerar la adaptación al profundo cambio de horario.