• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Dan pistas para saber si tu pareja infiel está realmente arrepentida del engaño

Cuando una no es suficiente | Thinkstock

Infidelidad | Thinkstock

¿Descubriste que te engañaban, te pidieron perdón y te juraron que nunca más volverá a pasar? Una periodista que ya pasó por el duro camino de la traición amorosa entrega las pautas para saber si vale la pena o no perdonar y seguir adelante con la pareja

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Yo viví (lo que es ser engañada). Y logré cruzar al otro lado con mi alma intacta”, confiesa la periodista y dibujante Tracy Schorn en su blog “Chump Lady”.

El sitio, que traducido sería algo como “Señora tontorrona”, intenta guiar con humor a las personas que han sufrido por la infidelidad a superar los impasses, más de forma personal que como pareja. Y tal es el éxito que ha tenido, que su autora ya lanzó en junio pasado su propio libro basado en sus reflexiones en el blog, “The Chump Lady Survival Guide to Infidelity: How to Regain Your Sanity After You've Been Cheated On” -(Guía de supervivencia de la infidelidad de la Señora Tontorrona: Cómo recuperar la cordura después de haber sido engañada)-, donde, tal como dice su título, busca a los afectados devolverles la sanidad mental, siga o no su relación amorosa con el o la infiel.

Para Schorn, parte de esta recuperación psicológica se basa en saber si confiar o no en una pareja que ha sido desleal, pero que ruega por el perdón y por una segunda oportunidad. ¿Es genuino ese arrepentimiento o no? La bloguera dio unas simples pistas para distinguir un verdadero arrepentido de un charlatán.

-Humildad: El infiel debe saber su lugar en las prioridades, si está realmente arrepentido; esto quiere decir que no será necesario recordarle a cada rato que sus necesidades no estarán en primer lugar por mucho tiempo, hasta que la persona engañada lo estime conveniente, según sus necesidades de curación.

“El verdadero arrepentimiento es tener una conciencia profunda de que se rompió una confianza sagrada, y que (el engañado) no está obligado/a a la reconciliación”, escribió Schorn.

-Iniciativa: Para la bloguera, un verdadero infiel arrepentido agenda de forma espontánea una cita con un terapeuta de pareja, de ser necesario. Y no se le tiene que pedir ni mucho menos manipular para que siga los consejos del especialista. Mientras que el falso arrepentido, espera a que sea la pareja quien pida la hora con el profesional, y luego alega que está muy ocupado para ir a la sesión.

-Honestidad: Según Schorn, un real arrepentido entrega una verdad a prueba de todo. Es decir, es capaz de contestar a todas las inquietudes de su pareja engañada, una y otra y otra vez. Jamás responderá a una pregunta con un “no sé”, y mucho menos con un “éramos solo amigos”.

“Un verdadero arrepentido hará todo lo que sea necesario para darte paz mental, incluso si cree que (tus miedos y preguntas) no tienen sentido”, explica.

-Paciencia: El arrepentido genuino sabe que arreglar su relación después de una infidelidad cometida por él o ella, requiere de tiempo y lamentablemente, el resultado puede ser bueno o malo, según se logre como pareja sanar las heridas.

Aquel o aquella que no sea real en su arrepentimiento, espera que su pareja engañada supere el tema de un día para otro, solo con decirle que siente haberla/lo engañado.

-Dar la cara: Quien de verdad está arrepentido por haber sido infiel se hace cargo de su responsabilidad y entiende que el o la engañada, hable de lo sucedido con otras personas, ya que necesita el apoyo de su entorno para superar la crisis.

“(El falso) quiere que protejas su imagen (…) te culpa, diciendo ‘los dos hicimos cosas en este matrimonio que me llevaron a ser infiel’. (El falso) minimiza el asunto y se ofusca”, explica Schorn.

-Se hace cargo: Cuando el arrepentimiento es verdadero, y por más que el matrimonio o la relación se haya acabado, “el verdadero arrepentido paga tus gastos legales (abogados, por ejemplo), te compensa a ti y a tus hijos por cada centavo gastado en su infidelidad o infidelidades. Reconoce que hubo pérdidas de tiempo y financieras tan reales como las emocionales. El tiempo y las heridas no puedes ser recompensadas, pero la pérdida de dinero sí. Un verdadero arrepentido dice ‘es lo menos que puedo hacer’”, explica la bloguera.