• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cuidados especiales para los perros durante vacaciones

Los perros también pueden sufrir depresión posvacacional. Después de estar todo el día con los mimos de los dueños, volver a casa y estar solos, puede ponerlos tristes los primeros días

Los perros también pueden sufrir depresión posvacacional / Foto: La Nación Argentina

Protegerlos del sol y la arena, no cambiarles la dieta y no sobrexigirlos, entre otros consejos para que las mascotas disfruten de los días libres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para una buena vida de perros, las mascotas también quieren vacaciones, pero para que disfruten el paseo como se merecen, los animales de la familia requieren de cuidados especiales.

Los perros, no así los gatos, que sufren los traslados y les cuesta adaptarse a nuevas rutinas, pueden irse de viaje con sus dueños sin inconvenientes, pero siempre tomando en cuenta algunas sugerencias para preservar su salud.


El viaje

Es seguramente el momento más complicado para la mascota. Estar en una jaula en un avión lo estresa tanto como a los dueños.

Los perros suelen marearse en los viajes, en auto como en avión, por eso es recomendable no darles de comer antes de salir, para evitar vómitos  y trastornos para los que viajan con ellos. Tampoco darles sedantes, porque pueden ser contraproducentes. Para los que van en carro, en algunas tiendas y clínicas veterinarias venden cinturones de seguridad para perros; ellos también deben ir atados.

 

Alimentación

Aunque el vehículo vaya repleto es conveniente, hacerle un lugar a la comida de la mascota, para evitar cambiarle la dieta. La modificación en la alimentación puede provocarles diarrea. Si es necesario comprar más comida afuera conviene hacer el cambio gradualmente, en un lapso de cuatro a siete días, mezclando los alimentos. Por supuesto, evitar, salsas, picantes y dulces.

No hay que preocuparse si el perro está un poco inapetente: no empezó la dieta ni está enfermo, con el calor suele comer menos. Y para que descanse tranquilo, llévele un colchoncito o sus juguetes.

 

La playa

Los perros sufren muchísimo los golpes de calor y la exposición al sol, por eso hay que tenerlos a la sombra y con provisión de agua fresca constante. Los dueños tal vez sí, pero los perros no tienen que lucir un bronceado caribeño con la perrita de enfrente, así que van a estar mucho mejor bajo la sombrilla.

Nunca los deje solos en el carro bajo el sol, porque se calienta como un horno y literalmente se cocinan. Aunque pueden jugar con la arena y hasta hacer pozos o construir castillos si son habilidosos, hay que tener cuidado con las lesiones oculares, incluso es recomendable ponerles colirio. Es bueno tenerlos con bozal para que no coman cualquier cosa. El mar les encanta y se pueden meter y refrescar. Después es prudente secarles las orejas con algodón (nunca con hisopo) y ponerles unas gotas de alcohol boricado.

 

La montaña

Si no están acostumbrados a una rutina de esfuerzo, mejor no llevarlos a hacer un trekking grado cuatro de dificultad. Estas prácticas, como en humanos, requieren de entrenamiento. El animal también sufre los efectos tan desagradables de la altura.

Si de todas maneras van a hacer actividad física porque al perro –feliz de estar en la naturaleza– no lo para nadie, no darle mucha comida, sino repartirla en pequeñas porciones durante el día para evitar la dilatación del estómago. 

En las zonas de montaña suele haber diferentes tipos de insectos. Si el perro es alérgico conviene cargar con algún corticoide inyectable en caso de emergencia.


Depresión canina

Sí, los perros también pueden sufrir depresión posvacacional. Después de estar todo el día con los mimos de los dueños, volver a casa y estar solos, mientras trabajan o los pequeños van a la escuela, puede ponerlos tristes los primeros días.