• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Criticaron a Donald Trump por sus declaraciones sobre la masacre en Orlando

Trump apuntó en su discurso que Hillary Clinton sería “una presidenta mediocre” | Foto El Mercurio

Foto: archivo El Mercurio

Varios colegas republicanos de Trump claramente discrepan con él. Fueron casi tan implacables como los demócratas al criticar su respuesta sobre el suceso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los republicanos buscaban protegerse de la incendiariarespuesta de Donald Trump a la masacre de Orlando, mientras que el presidenteBarack Obama y la demócrata Hillary Clinton lanzaron intensas críticas quedejaron claro el peligro potencial que el magnate representa para el PartidoRepublicano.

Las esperanzas que tenían sus colegas de ver un nuevo Trump"más presidencial" se diluyen al tiempo que se acentúan aún más lasdivisiones dentro del partido en torno a él. Clinton, de campaña en Pittsburgh,dijo: "No necesitamos teorías de conspiración ni autocomplacenciapatológica. Necesitamos liderazgo y planes concretos porque enfrentamos unenemigo cruel".

En Washington, Obama dijo con relación a los musulmanesestadounidenses: "¿Vamos a empezar a sujetarlos a vigilancia especial?¿Vamos a discriminarlos por su fe?".

Después de reunirse con funcionarios antiterroristas, Obamadijo: "Escuchamos estas sugerencias durante esta campaña. ¿Los funcionarios republicanos realmente están de acuerdo con esto? Porque ése no esel Estados Unidos que queremos".

Varios colegas republicanos de Trump claramente discrepancon él. Fueron casi tan implacables como los demócratas al criticar surespuesta del lunes al asesinato de 49 personas en un club gay de Orlando,Florida, a manos de un musulmán nacido en Estados Unidos que juró lealtad al grupoextremista Estado Islámico.

Entre otras cosas, Trump insinuó que los musulmanesmoderados y quizá incluso Obama podrían simpatizar con elementos radicales.También renovó su exhorto a prohibir temporalmente la entrada de musulmanes alpaís; además, agregó una nueva propuesta: suspender la inmigración de regionesdel mundo que tengan una probada historia de terrorismo contra Estados Unidos ysus aliados.

"El señor Trump parece estar insinuando que elpresidente es uno de ellos. Me parece eso sumamente ofensivo. Me parece quetoda esa línea de razonamiento está fuera de lugar", dijo el senadorrepublicano Lindsey Graham de South Carolina. "La reacción del señor Trumpde declarar la guerra a esa fe es la peor solución posible".

El representante republicano Adam Kinzinger, de Illinois,dijo que los comentarios de Trump podrían ser usados para radicalizar a losmusulmanes no educados. "Supongo que aprecio la pasión del señor Trump alhablar de ello, y su brío, pero no lo haces enemistándote precisamente con laspersonas que necesitamos, y esos son los musulmanes moderados", dijoKinzinger.

Los republicanos buscaban protegerse de la incendiariarespuesta de Donald Trump a la masacre de Orlando, mientras que el presidenteBarack Obama y la demócrata Hillary Clinton lanzaron intensas críticas quedejaron claro el peligro potencial que el magnate representa para el PartidoRepublicano.

Las esperanzas que tenían sus colegas de ver un nuevo Trump"más presidencial" se diluyen al tiempo que se acentúan aún más lasdivisiones dentro del partido en torno a él. Clinton, de campaña en Pittsburgh,dijo: "No necesitamos teorías de conspiración ni autocomplacenciapatológica. Necesitamos liderazgo y planes concretos porque enfrentamos unenemigo cruel".

En Washington, Obama dijo con relación a los musulmanesestadounidenses: "¿Vamos a empezar a sujetarlos a vigilancia especial?¿Vamos a discriminarlos por su fe?".

Después de reunirse con funcionarios antiterroristas, Obamadijo: "Escuchamos estas sugerencias durante esta campaña. ¿Losfuncionarios republicanos realmente están de acuerdo con esto? Porque ése no esel Estados Unidos que queremos".

Varios colegas republicanos de Trump claramente discrepancon él. Fueron casi tan implacables como los demócratas al criticar surespuesta del lunes al asesinato de 49 personas en un club gay de Orlando,Florida, a manos de un musulmán nacido en Estados Unidos que juró lealtad al grupoextremista Estado Islámico.

Entre otras cosas, Trump insinuó que los musulmanesmoderados y quizá incluso Obama podrían simpatizar con elementos radicales.También renovó su exhorto a prohibir temporalmente la entrada de musulmanes alpaís; además, agregó una nueva propuesta: suspender la inmigración de regionesdel mundo que tengan una probada historia de terrorismo contra Estados Unidos ysus aliados.

"El señor Trump parece estar insinuando que elpresidente es uno de ellos. Me parece eso sumamente ofensivo. Me parece quetoda esa línea de razonamiento está fuera de lugar", dijo el senadorrepublicano Lindsey Graham de South Carolina. "La reacción del señor Trumpde declarar la guerra a esa fe es la peor solución posible".

El representante republicano Adam Kinzinger, de Illinois,dijo que los comentarios de Trump podrían ser usados para radicalizar a losmusulmanes no educados. "Supongo que aprecio la pasión del señor Trump alhablar de ello, y su brío, pero no lo haces enemistándote precisamente con laspersonas que necesitamos, y esos son los musulmanes moderados", dijoKinzinger.