• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Cristina Fernández colgó cuadro de Chávez en la Casa Rosada

Cuadro de Chávez en la Casa Rosada / AFP

Cuadro de Chávez en la Casa Rosada / AFP

La mandataria argentina dijo que tanto su esposo, Néstor Kirchner, como el presidente venezolano fallecido, vinieron al mundo a incomodar a los poderosos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta Cristina Kirchner encabezó este lunes un homenaje al ex presidente Néstor Kirchner, a cinco años de su elección como primer secretario general de la Unasur. Durante el acto, la jefa de Estado sumó dos cuadros al Salón de los Patriotas de la Casa Rosada, uno del ex presidente argentino y el otro de Hugo Chávez.

"Se negaron a descansar, porque para ellos la vida era luchar y como los árboles, si era necesario, morir de pie. No fueron hombres de la comodidad, vinieron a este mundo a incomodar a los poderosos", dijo Cristina Kirchner sobre su esposo y sobre el fallecido presidente de Venezuela.

La Presidenta reivindicó a la Unasur y resaltó que el organismo multilateral "surgió con la idea de erradicar las políticas neoliberales que arrastraron a los pueblos latinoamericanos a la pobreza".

"Hoy existen formas más sutiles de intervención foránea en nuestros países, más sutiles y más sofisticadas pero que también atentan contra la soberanía de los pueblos", agregó.

A la ceremonia asistieron los miembros del gabinete nacional, mandatarios provinciales, legisladores nacionales y otras autoridades.

Cristina Kirchner se quebró cuando recordó el fallecimiento de Néstor Kirchner, en octubre de 2010. "Por las cosas de la vida, Hugo [Chávez] me acompañó junto a mi familia allá al lejano Sur. Quien iba a imaginar que apenas dos años después yo iba a tener que viajar a Caracas con mi hija a despedir a ese compañero. Fueron pérdidas grandes", dijo.

No es la primera vez que el Gobierno exhibe representaciones pictóricas de Néstor Kirchner y del ex mandatario de Venezuela. En 2011, durante una visita de Cristina Kirchner al Palacio de Miraflores en Caracas, Chávez le regaló un cuadro pintado por él mismo que lo retrataba junto a Néstor Kirchner, a quien también le había dedicado el nombre de un salón de la sede del gobierno venezolano.