• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Correr largas distancias puede bajar las defensas del cuerpo

Correr en Caracas

Correr en Caracas

A las seis de la mañana de un domingo, Camila Navarro (26) estaba levantada y lista para desayunar. Un cuarto de pizza, una barra de cereal y una bebida energética y a las 8:45 estaba lista para correr

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Me entrené sola. Antes había corrido los 5 y los 10, pero esta vez era muy intenso", dice. Cerca de cuatro kilómetros los tuvo que caminar. "Nunca había sentido lo fuerte que se te ponen los músculos de las piernas. Pensé que si me detenía, no iba a poder seguir corriendo", agrega.

Cristian González (40) mantiene un entrenamiento regular como runner. "Antes de la largada, he tenido mucho frío, y solo después de correr tres o cuatro kilómetros entro en calor", afirma. En su opinión, un problema es que en la meta la gente se amontona. "No se puede seguir corriendo o trotando como recomiendan, y mucha gente se acalambra", lamenta. Esto, 24 horas después, le ha pasado factura.
Sin antiinflamatorio.

Luis Vergara, director médico de la Maratón de Santiago de Chile, cuenta que los dolores musculares, contracturas y calambres son los problemas más frecuentes entre los corredores.

"Cuando el músculo trabaja durante la carrera", explica el médico, "produce desechos que se acumulan en su interior. Como no logra eliminarlos a la velocidad suficiente, estos desperdicios se van acumulando y se produce la fatiga muscular", agrega.

Un error habitual en estos casos es tomar antiinflamatorios. "Las personas a veces toman estos medicamentos antes y después de la carrera, pensando que así estarán mejor. Pero ellos, por el contrario, alteran el funcionamiento de los riñones, lo que puede generar problemas, ya que los riñones son vitales para eliminar los desechos musculares por la orina", detalla el especialista.

Trotar.

Patricio Venegas, jefe de Cardiología de la Clínica Las Condes de Chile y experto en Medicina del Deporte, enfatiza el hecho de mantenerse en movimiento después de una maratón. "Seguir trotando o caminando cuando se llega a la meta previene la aparición de calambres", asegura.

Otro factor fundamental en la recuperación es mantenerse bien hidratado, durante la carrera y después. El líquido ayuda a limpiar el organismo, pero se recomienda un litro de agua, o un litro de bebida isotónica. "Esto es importante, porque la sudoración hace perder sodio y potasio, lo que se recupera con la isotónica", explica.

Claudio Montejo, kinesiólogo y coordinador del Programa de Entrenamiento Kinésico-funcional de una clínica de medicina deportiva, recomienda para la recuperación "un masaje relajante y superficial que aumente el retorno venoso. Porque si el masaje es profundo, el músculo que ya está mal se inflama más", dice este profesional, quien corrió 42K.

Asimismo, sugiere hielo en las piernas para los primeros instantes después de finalizada la carrera. Sin embargo, cuando ya han pasado varias horas es mejor apelara al agua tibia.

Los especialistas coinciden en que los días siguientes a la carrera la persona debe caminar, hacer trotes suaves, natación o bicicleta, con el objetivo de apurar la recuperación. No quedarse quieto.

Un aspecto que destaca Venegas es "la baja de defensas transitoria que puede sufrir el maratonista, lo que facilita las infecciones respiratorias y las alergias". Estas se producen por la intensidad de la ventilación y la exposición a alergenos, situaciones que ocurren frecuentemente en los espacios abiertos.
Más claves.

Para los expertos aspectos "relevantes" en la recuperación son el consumo de hidratos de carbono (para que la musculatura tenga nuevamente energía para trabajar), y de proteínas, para reconstruir la estructura muscular. "Los batidos de proteínas y aminoácidos son muy útiles", según Montejo.

Descansar, dormir bien y evitar el alcohol en la semana que sigue a la carrera también ayudan a estar en forma.

Al día siguiente de la carrera, Camila estuvo en su trabajo todo el día sentada en el escritorio. "No me podía mover, pero ahora estoy mejor, aunque todavía me duelen los talones", asegura. En tanto, Cristian se contagió con un virus que lo obligó a hacer reposo en casa por un día.

Los médicos creen que es bueno cuidarse y no exagerar, ya que ello puede llevar a fracturas por estrés o desgarros y a una mayor posibilidad de sufrir arritmia cardíaca.

Pero, a pesar de los contratiempos, los especialistas consideran que correr es realmente beneficioso para la salud.

LAS CLAVES DEL TEMA

Dolores

Los problemas más frecuentes entre personas que corren carreras son los calambres y las contracturas, que se producen por la fatiga muscular.

Hidratación

Es importante tomar agua antes, durante y después de la carrera. También recomiendan ingerir bebidas isotónicas ya que recuperan el sodio y el potasio.

Medicamentos

Expertos en salud deportiva aseguran que tomar antiinflamatorios antes o después pueden provocar problemas en los riñones.

Trotes leves

Tras la maratón, recomiendan trotar o caminar. Esto permite que el corredor no sufra calambres u otras dolencias musculares.

Masajes

Una de las medidas que se pueden tomar luego de una carrera con alta exigencia es someterse a masajes relajantes y superficiales. Estos evitan que el músculo se inflame.

Alimentos

Consumir hidratos de carbono es importante para que la musculatura renueve su energía y, de esa forma, la persona pueda volver a realizar ejercicios físicos. También aconsejan dormir bien durante la semana previa a la competencia, y evitar consumir alcohol.

Exceso

El médico chileno Patricio Venegas advierte que hasta 50% de los corredores sufre lesiones en el transcurso de la competencia o después. Se trata de fracturas por estrés o desgarros. También hay mayor riesgo de arritmia en los maratonistas y deportistas que se aventuran en las competencias de alta exigencia sin una preparación correcta previa.