• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Conviértase en un viajero responsable

Cuide y mire los tesoros culturales, pero no se los lleve a casa / Foto Pixabay

Cuide y mire los tesoros culturales, pero no se los lleve a casa / Foto Pixabay

Conozca las implicaciones delictivas que pueden resultar de malas medidas adoptadas durante sus viajes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las principales organizaciones de la industria del turismo están haciendo un llamado a los viajeros a que sean responsables. La meta es que ayuden a combatir el tráfico ilícito y que se den cuenta de las implicaciones delictivas que pueden resultar de malas medidas adoptadas durante sus viajes.

Denuncie el tráfico humano. Según cifras suministradas como parte de la campaña, en términos globales, entre un 55 y un 60 % de las víctimas detectadas de la trata de personas son mujeres, mientras que un 27 % son menores, de los cuales dos tercios son niñas. Una manera de poner un granito de arena es informar de cualquier actividad en la que entienda que hay personas obligadas a trabajar contra su voluntad o que están siendo maltratados. Igualmente, si nota algo relacionado o extraño en un bar, hotel o lugar público. Tenga en cuenta que los niños son especialmente vulnerables tanto a la explotación sexual como al trabajo forzado. “No dejes que viaje el abuso de menores”, piden las organizaciones líderes del turismo.

Cuide y mire los tesoros culturales, pero no se los lleve a casa. El negocio de los bienes culturales, tanto lícitos como ilícitos, pasó de ser de 40.000 millones de dólares en Estados Unidos, en 1993, a unos 60.000 millones de dólares, siendo unos 7.000 millones de dólares al año. En muchos casos, está coordinado por redes criminales. Como viajero, debe vigilar que si va a comprar algún artículo valioso no sea uno robado y que tenga permiso para ser exportado. Si es un artículo considerado un patrimonio, piense primero cómo se sentiría si hicieran lo mismo con los artículos históricos de su país.

No compre productos falsificados. Si le gusta comprar a vendedores no autorizados o productos cuyo precio parece demasiado bueno para ser verdad, podría estar apoyando el gigantesco mundo de los productos falsificados. Estos generan, solo en Estados Unidos, 250.000 millones de dólares y muchos de ellos no son seguros ni se han fabricado con criterios éticos. Comprarlos significa apoyar, sin darse cuenta, intereses criminales.

Antes de viajar, infórmese. Analice bien antes de comprar o consumir algo fabricado con un árbol, una planta o un animal exótico. No solo podría sin saberlo, estar contribuyendo a su extinción o explotación, sino que muchos países imponen sanciones a quienes trafican con animales silvestres protegidos, plantas exóticas o productos de madera de especies amenazadas.

Dígale no al tráfico de drogas. Puede parecer obvio, pero todavía existe el tráfico de drogas que, increíblemente, aún lleva a muchos inocentes a la cárcel. La recomendación clásica de no llevar paquetes a nadie ni maletas, aunque se parezca una persona inocente, sigue hoy día más vigente que nunca. “La ignorancia no es defensa contra la ley”, recuerdan las autoridades turísticas.