• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Continúan las obras en el estadio de la inauguración del mundial

Trabajadores limpian las gradas del estadio Arena Corinthians/ AP

Trabajadores limpian las gradas del estadio Arena Corinthians/ AP

En el Arena Corinthians, que fue el último estadio en ser "terminado", siguen los trabajos; aquí se jugará mañana el primer partido de la Copa entre Brasil y Croacia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Estadio Arena Corinthians, donde en 24 horas dará inicio el Mundial Brasil 2014 con el encuentro entre el local y Croacia, por el Grupo A, es un fiel reflejo de tránsito de esta ciudad: un caos. No sólo porque fue el último estadio en ser habilitado por la FIFA sino que, además, existen muchos detalles que aún no fueron terminados y cientos de personas trabajan contrarreloj para llegar con todo listo al kickoff del certamen de fútbol más importante del mundo.

El taxi que los traslado del hotel al estadio, en un viaje de más de una hora -algo común por estas latitudes-, deja a estos cronistas sobre una calle. Las tribunas se visualizan a varios metros, pero es lo más cerca que el vehículo pudo llegar. El "no" de los guardias obligan a tener que recorrer a pie toda la periferia del predio. Las irregularidades comienzan a percibirse. Las planchas de césped de los senderos que lo rodean está recién colocados, mientras decenas de personas trabajan en su mantenimiento. Unos metros más adelante, cuatro operarios colocan la lona que cubre a una escalera desmontable, por donde ingresará gran parte del público. Otros están encargados de colocar los tachos de basura en los alambrado.

"Están realizando algo más estético, que tiene que ver con el diseño. Pero la infraestructura estará lista para recibir el evento", comenta un agente de seguridad pero lo "estético" a lo que se refiere también incluye la cartería de acceso y de los puestos de comida, el levantamiento de algunas carpas ubicadas afuera del estadio y hasta el cubrimiento de algunos baches.

En el interior del estadio, la situación no es muy diferente. Mientras algunos voluntarios trabajan en la limpieza de los pasillos, otros se encargan de ajustar algunas butacas de las dos tribunas desmontables que se levantaron en detrás de los arcos. El campo de juego, que luce un estadio impecable, aunque algo gastado en las terminaciones, recibe la última mano de pintura sobre las líneas. "Acá no pueden estar", avisa una agente de seguridad con un intento de portuñol. Camino a la sala de prensa, único lugar habilitado, varios cables sobresalen de las paredes y la limpieza de los pasillos parece no haber comenzado.
 
Este estadio ya le provocó más de un dolor de cabeza a la FIFA. Es que en noviembre de 2013 se derrumbó el techo y provocó la muerte de dos obreros. Desde allí, todo se hizo cuesta arriba para los organizadores. Incluso, el último ensayo se realizó hace sólo diez días.

"Decían que no iba a haber Copa porque no teníamos estadios, y los estadios están", fue una de las frases más fuerte de uno de los últimos discursos de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que además confirmó que no asistirá a la inauguración de la Copa. Sin palabras.