• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Consejos para recibir 2015 con el mejor look de maquillaje

El maquillaje "agatado" que propone Carla Gasic / Foto: Emol

El maquillaje "agatado" que propone Carla Gasic / Foto: Emol

La noche de Año Nuevo no es como cualquiera y es por esto que es importante preocuparse un poco más por el aspecto. Aquí los tips de algunos especialistas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Darle la bienvenida a un nuevo año con el mismo look de siempre, simplemente no está permitido. Si hay preocupación por la cena, de que la mesa esté perfectamente arreglada y de que la casa luzca impecable, ¿por qué no dedicar tiempo para brillar esa noche especial?

Y no sólo se trata de la ropa que hay que ponerse, sino de cómo se verá el rostro. Aquí te damos los tips de dos especialistas para que recibas el año 2015 con el mejor look de maquillaje. ¡Ah!, y no te preocupes si después de las doce te quedas en casa y no asistes a una glamorosa fiesta; la idea es que tú te sientas sensual, bella y preparada para empezar con todo un nuevo año.

 Silver para deslumbrar

Si quieres destacar tu energía, positivismo y encanto femenino, la maquilladora oficial de Maicao Carla Gasic propone usar el color plata que llena de luz. La idea es que resaltes tus ojos con un atractivo y penetrante "smokey eyes", en tonos plata con brillos que resalten y deslumbren. Complementos perfectos son el tradicional delineado negro y un brillo casi blanco en el lagrimal, así como tonos claros para los labios.

Negro para seducir

Otra opción de la maquilladora es trabajar el sofisticado y sensual negro con un sutil estilo "cat yes", lo cual se logra con un delineado fino y "agatado", que entregue la elegancia que se busca para terminar el año. Este look más felino puede complementarse con labiales en tonos rosa y joyas metalizadas.

Más de un foco de atención

El maquillador Marcelo Bhanu invita a jugar con los colores y las texturas, para así lograr resaltar varios puntos del rostro. "Aplicar mucha máscara de pestaña para que el ojo se vea definido, trabajar con un eyeliner y quizás, por ejemplo, mezclarlo con una boca roja. O puede ser una piel muy luminosa, con buenos contornos para dar más ángulos al rostro, y sobre eso trabajar con unas cejas bien definidas y con un ojo oscuro", propone.

Eso sí, aclara que no se trata de que el maquillaje se vea recargado, sino que se note que varios elementos dentro del rostro juegan a favor. "La idea es buscar un equilibrio, que sea armónico y en función al look que se quiere usar", explica.

Mezcla texturas

Otra alternativa es utilizar sombras metalizadas o que tengan un efecto satinado, y eso equilibrarlo con un eyeliner negro o con un color mucho más puro, sin tanto esfumado. La idea, dice Bhanu, es que se vea bien definido para que haga contraste.

Atrévete con el glitter

Si eres más osada, este look te encantará. Consiste en dibujar un trazo de glitter sobre el típico delineado cincuentero. "Esto ayuda a que el ojo se vea definido por el trazo negro, pero a la vez tenga ese detalle luminoso, inesperado y más divertido para la noche", sostiene el maquillador.

Bhanu aconseja elegir el tono de glitter de acuerdo con los accesorios que se vayan a usar. Así, las gamas plateadas van con los accesorios un poco más fríos, y las doradas o cobre con los más cálidos. "Un glitter rojo o azul pueden ser visualmente más llamativos, pero si no son prolijos los ojos pueden parecer mal maquillados. En cambio, las gamas plateadas y doradas son más fáciles de ocultar si no hay un buen trazo o si el trabajo no quedó tan prolijo", afirma el maquillador.

Evita las sombras negras

Bhanu recomienda trabajar con marrones o burdeos bien oscuros, que aunque son menos utilizados, son más combinables con la ropa. "Además, si se usa un negro muy intenso y que no está bien ejecutado, puede parecer que la persona está mal maquillada, lo que la hará verse ojerosa o con manchas, si el producto cae sobre la piel", agrega.

Asimismo, el especialista sugiere maquillar los ojos siempre con dos colores: uno claro para iluminar y uno oscuro para dar profundidad. "El claro no necesariamente tiene que ser un blanco. Por ejemplo, si uso un dorado, éste puede ser el claro y el oscuro un azul. Lo ideal es que siempre haya un contraste entre el claro y el oscuro, que no sean muy similares, porque o si no el ojo se ve muy plano, muy unidimensional", dice.