• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Consejos para ahorrar en comida cuando estás de viaje

En una kitchenette podrás cocinarte la cena y aunque de entrada no parezca, eso implica mucho ahorro / Foto marriott.com

En una kitchenette podrás cocinarte la cena y aunque de entrada no parezca, eso implica mucho ahorro / Foto marriott.com

Algunos consejos prácticos te permitirán  disfrutar al máximo de la gastronomía del país al que viajarás, mientras cuidas tu bolsillo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Conocer un destino a fondo implica también darle una buena probada. Conoce un lugar también por sus sabores. Eso sí, para hacerlo no tienes necesariamente que gastar de más.

- Si es posible, hospédate en un lugar que ofrezca desayuno buffet. Si es así toma uno contundente. Eso te dejará con la barriguita contenta durante varias horas. Además procura no consumir la comida que ponen en tu habitación de hotel. Los precios de los productos del barcito son muchísimo más caros. Compra tus cosas en el supermercado y déjalas en tu cuarto. Abastécete con agua, refrescos, dulces, snacks y demás.

- Cuando decidas comer en un restaurante al azar procura mirar la carta y los precios antes de entrar, muchas veces esta se exhibe fuera del establecimiento. No es necesario que la veas toda, el costo de un solo plato ya te dará una idea. Asegúrate que esté a tu alcance. Si entras y al ver la carta te das cuenta que excede por demás tu presupuesto o que no te provoca lo que ofrecen, simplemente párate. Estás en tu derecho, total, quien va a pagar eres tú.

- Pregunta. Obviamente la gente que vive ahí conoce los lugares más ricos con los precios más cómodos. Naturalmente el personal de tu hotel o algún guía turístico (en agencias de viajes también puedes preguntar) han de ser tus fuentes primigenias de información. Revisa también en Trip Advisor, las recomendaciones suelen no tener pérdida.

- Evita comer en los aeropuertos, es mucho más caro. El llegar con provisiones es una excelente idea, pero recuerda que no puedes entrar con líquidos. Además, si dejas algún snack cerrado de los que te dieron en el avión, guárdatelo. Te puede salvar la vida si es que llegas de madrugada a tu destino

- Date tus gustos. Anda a comer a lugares pintorescos, esos que llaman tu atención y que parecen de ensueño. Solamente no exageres. Cómete un gelato en Italia, disfruta de una pizza en Génova, come unos crepes en París, anda a un rodizio en Brasil. Pero acuérdate, amar (a tu bolsillo) es compartir. Si es posible hazlo. Hay muchos lugares donde las porciones son bastante grandes y comerlas entre dos te dejará bastante satisfecho. Además si vas en grupo podrás pedir varias cosas para picar entre todos.

- Si puedes pagar un poquito más para que tu habitación de hotel (si es compartida entre varios, mejor) tenga kitchenette, hazlo. Podrás cocinarte la cena y aunque de entrada no parezca, eso implica mucho ahorro. En Estados Unidos y Europa esto es una muy buena idea, ya que en los supermercados o tiendas podrás encontrar comida congelada bastante barata. Muchos hostels también tienen una cocina comunal y un refrigerador para los huéspedes. Si alquilas un cuarto en Airbnb también podrás utilizar las instalaciones de la propiedad.