• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Consejos para ahorrar en alojamientos

Los hostales son lo más económico, lo más seguro, lo más fácil y a veces también lo más divertido / Foto Pixabay

Los hostales son lo más económico, lo más seguro, lo más fácil y a veces también lo más divertido / Foto Pixabay

Una mochilera colombiana, Laila Abu Shihab, ofrece sus consejos para viajar y ahorrar por toda Europa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una mochilera colombiana, Laila Abu Shihab, ofrece sus consejos para viajar y ahorrar, luego de pasar un año sabático recorriendo Europa. Asegura no ser multimillonaria ni haberse ganado la lotería, ni haberse endeudado al infinito. Se trata de ahorrar y sacrificar lujos, pero no comodidades.

Antes de arrancar. Una vez tomada la decisión y luego de saber cuánto tiempo durará su viaje, haga un primer itinerario básico, es decir, flexible, porque entre más flexibles sean sus planes, menos gastará en el camino. Puede suceder, por ejemplo, que si piensa viajar de Barcelona a Marsella dentro de 6 días y le da por mirar hoy a cómo están los boletos de tren o avión, consiga uno por la mitad del precio para salir mañana mismo.

En esa planeación básica también es fundamental tener en cuenta que hay ciudades mucho más baratas que otras. París, Londres, Estocolmo y Ginebra son perversas para el bolsillo. Un hostal de la misma cadena costará cuatro veces más en París que en Budapest, por ejemplo.

Luego están unas ciudades muy turísticas que en algunas zonas y temporadas pueden ser prohibidas por lo caras (Roma y Barcelona, por ejemplo). Con Berlín pasa algo curioso y es que a pesar de ser la capital de la potencia económica de Europa, es una de las ciudades más baratas de Alemania (y también la más llena de magia, hay que decirlo).

Los países de Europa del Este son muchísimo más baratos que el resto: Polonia, República Checa, Hungría, Rumania y Eslovaquia son tremendamente amables con el bolsillo del viajero. Y también los países balcánicos: Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Albania, Kosovo. La excepción es Croacia, uno de los países más turísticos –y caros– del continente en este momento y, en menor medida, Eslovenia.

Dormir barato y hacer amigos. Si de verdad quiere viajar barato debe ahorrar, sí o sí, en alojamiento. Durante mi travesía, si no tenía a un amigo o conocido en la ciudad a la que llegaba, me quedaba en un hostal. Era lo más económico, lo más seguro, lo más fácil y a veces también lo más divertido. Una linda forma de hacer amigos.

En los albergues de juventud, como también se les conoce en muchos países del Viejo Continente, a menos de que pague más y de que efectivamente ofrezcan habitaciones privadas –porque tampoco se da en todos los casos– siempre se duerme en cuartos compartidos. Los más baratos son los que tienen más camas y los mixtos. Tan baratos que en algunos la noche puede valer solo 6 euros.

Tendrá compañeros que ronquen, otros que hagan ruido a las 4:00 am porque salen para el aeropuerto o que lleguen a esa hora de la fiesta, pero para eso están los tapones de oídos. Nada es tan grave como para dañarle el viaje y todo forma parte de la aventura.

No tenga miedo de dormir con desconocidos. Todos andan en el mismo plan: son viajeros y entre viajeros –es lo que pienso– no nos perjudicamos. En ninguno de los casi 80 hostales que utilicé durante mi recorrido de un año por Europa tuve problemas de seguridad ni se me perdió nada, ni un hilo.

Por supuesto, los hostales tienen también un locker –si de casualidad no ofrecen ese servicio, absténgase de reservar en ese sitio–, donde es bueno meter el portátil, la cámara, el pasaporte, las cosas de valor que lo acompañen en el camino. Lleve un candado propio. Y listo. El resto del equipaje siempre lo dejé afuera, al lado de la cama, y nunca me robaron nada. Una experiencia que enseña a confiar en el otro.

Para elegir un hostal bueno, bonito y barato tenga en cuenta la ubicación –hay unos con precios de ganga pero que están a las afueras de la ciudad y lo que ahorre por ese lado lo perderá luego en transporte y en tiempo–, si tiene aire acondicionado o calefacción y que incluya el desayuno, que suele ser muy bueno.

Y casi todos también tienen restaurantes que venden almuerzos y comidas por módicos precios, por si aquello de comprar alimentos para hacerse su propia cena en la cocina comunal del hostal no va con usted o simplemente le da flojera.

También se puede hacer couchsurfing (no paga nada, simplemente llega a la casa de alguien que ofrece un sofá, un colchón o una cama extra, como parte de una gran comunidad mundial de viajeros) y alquilar un apartamento por Airbnb, aunque esto es realmente un buen negocio si se viaja en grupo, para compartir los gastos.

Las mejores son:

Hostelling International (es la más grande y si se afilia tendrá prelación para reservar y le hacen descuento cada vez que llega a un hostal de la cadena):

www.hihostels.com

Europe’s Famous Hostels:

www.famoushostels.com

The Balkan Backpacker:

www.thebalkanbackpacker.com

HostelWorld (www.hostelworld.com) no cobra comisiones, es la más completa.

Otros portales de hostales:

www.booking.co y www.hostelsbookers.com

Alojamientos colaborativos en:

www.couchsurfing.com

Alquiler de casas o apartamentos en: www.airbnb.com