• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Conocer Ginebra con poco presupuesto

Disfrutar de sus museos, sus paisajes y del lago Lemán puede no ser tan caro gracias a algunas ventajas para los visitantes que tiene Ginebra / Foto Pixabay

Disfrutar de sus museos, sus paisajes y del lago Lemán puede no ser tan caro gracias a algunas ventajas para los visitantes que tiene Ginebra / Foto Pixabay

La ciudad suiza ofrece para los turistas el servicio gratuito de transporte público

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ginebra es conocida mundialmente por sus tiendas de relojes, por ser la sede de cientos de instituciones internacionales y por ser una de las más caras del mundo.

Sin embargo, disfrutar de sus museos, sus paisajes y del lago Lemán puede no ser tan caro gracias a algunas ventajas para los visitantes. De hecho, se puede pasar un fin de semana por 135 euros por persona, incluyendo hotel y entradas a los principales atractivos de la ciudad. Si le suma la comida el monto puede ascender a los 200 euros. En realidad los alimentos, y sobre todo el alcohol, es lo que resulta más caro en Suiza.

No obstante, la ciudad ofrece algunos servicios gratuitos como la posibilidad de conseguir sin costo un boleto de tren válido durante 60 minutos para desplazarse del aeropuerto a cualquier punto de la ciudad. La máquina para conseguirlo está en el área de entrega de maletas.

Además, cualquier visitante que se aloje en un hotel, hostal o vaya de camping recibe la Geneva Transport Card, una tarjeta para usar sin costo todo el transporte público de la ciudad durante su estancia.

También está la Geneva Card, una iniciativa pública que por 25 euros da acceso a 45 puntos de interés de la ciudad. No por casualidad esta urbe fue elegida en 2015 como mejor city break (o destino para escapadas cortas) de Europa.

Recorrido de dos días. Durante el primer día del fin de semana, se puede hacer una visita por el distrito internacional a bordo de un trolley de época. En el recorrido se conocen los edificios de los organismos internacionales de todo el mundo que se instalaron allí. Es totalmente gratis con la Geneva Card.

También se puede ir al Museo de la Cruz Roja, la ONG más famosa del mundo que nació en Ginebra, y que además cuenta con un restaurante a precios asequibles con buena vista y una terraza al aire libre. El ingreso no tiene costo si se presenta la Geneva Card.

Otro atractivo turístico imperdible es la Catedral de San Pedro, ubicada en el centro histórico.

Llegar hasta sus torres es gratuito y es desde allí donde se tiene una de las mejores panorámicas de la ciudad y el lago Lemán. En el subsuelo de esta edificación hay un museo con restos romanos, que fundaron la ciudad.

En la tarde, otro de los planes es tomar un crucero por las costas de Ginebra. La compañía CGN ofrece un trayecto de una hora que permite observar el mejor panorama de la ciudad desde el lago Lemán a bordo del barco Vevey. Regularmente sale hacia las 3 y 4 de la tarde. Cuesta 19 francos suizos, pero es gratis para los portadores de la Geneva Card.

Museos y ciencia. Para el segundo día del fin de semana en Ginebra, el plan en la mañana es ir al Centro Europeo de Investigación nuclear (Cern), donde se encuentra el acelerador de partículas. Se ubica a unos 20 minutos en tranvía desde la estación central de Ginebra. El centro de investigación, uno de los más avanzados del mundo, ha sido el hogar de los grandes avances científicos del siglo como internet, que inició como una fórmula de comunicación global entre científicos.

También se puede asistir al Museo de La Reforma en el centro histórico. Ginebra, considerada la Roma Reformista, fue el lugar donde Calvino predicó y recibió muchos refugiados religiosos del resto de Europa durante las guerras de religión.

Son imperdibles el Museo Patek Philippe y Cité du Temps, que recopilan la historia de Ginebra como el centro mundial de la relojería. El museo de la firma Patek Philippe se puede visitar gratis con la tarjeta y el Cité du Temps, de la marca Swatch, ofrece una exposición de todos sus relojes desde su creación en los años ochenta.

Hacia el final de la tarde otra de las citas obligadas es con el museo del edificio de Naciones Unidas. Cuesta 10 euros y hay que presentar un pasaporte para acceder al edificio. Todas las visitas son guiadas y en ellas se explica tanto la historia del edificio como de la institución, incluyendo la famosa sala de los murales de Sert (en la parte antigua del edificios) como la Cúpula de la Sala XX de los Derechos Humanos y de la Alianza de Civilizaciones.

El dato. El servicio de tren desde el aeropuerto a cualquier punto de la ciudad es gratuito para los turistas.