• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Conoce al argentino que inventó el aerosol de la barrera

Pablo Silva, sobre las calles de Copacabana.  Foto: LA NACION  / Sebastián Rodeiro

Pablo Silva, sobre las calles de Copacabana. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro

Se llama Pablo Silva y fue el creador del producto revelación de la Copa; en la Argentina se utiliza desde 2008, pero esta es su gran presentación internacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Corre el año 2002. Es de noche y en el patio del colegio sólo quedan adultos. Alguna vez fueron niños que corrieron hasta el cansancio por estas galerías, pero ahora son ex alumnos que se enfrentan, con el cuchillo entre los dientes, por la gloria efímera que brinda este tipo de torneos amateurs. Pablo Silva está preocupado. Su equipo pierde 1-0 y los minutos se desvanecen sin avisar. Atacan, defienden, atacan. Hasta que llega una falta esperanzadora. A poco segundos del final, en la puerta del área rival, él acomoda la pelota de la ilusión. El árbitro da la orden, sale el disparo y... barrera. "Se adelantó, se adelantó", el enérgico reclamo es en vano. La derrota, un hecho. Y su bronca, la musa inspiradora.

Silva necesita descargar su ira. Piensa, calcula, imagina. Necesita encontrar una solución para que no vuelva a suceder "esa injusticia". Un elástico es la primera opción, pero sería imposible de llevar a la práctica. Hasta que surge la gran idea: una espuma en aerosol. Luego de más de cinco años de "intermitente" trabajo junto con un especialista en químicos, este periodista devenido en inventor creó el producto 9.15, llamado así por la distancia reglamentaria que debe existir entre la pelota y los hombres rivales.

"Estaba solo con un químico. Nos juntábamos para probar y probar. No fueron cinco años vertiginosos, pero finalmente llegamos al producto. ¿Y ahora? Yo lo conocía a Grondona por el fútbol, pero no tenía tanto contacto. El profe Salorio, un gran amigo, me dijo que vaya a verlo. 'Si le interesa, te vas a dar cuenta. Y si no, vas a estar en un minuto afuera', me dijo. Pero le gusto y me brindó confianza desde el principio. Hay que decirlo: sin Julio Grondona, no hubiese existido el aerosol", cuenta el argentino Silva, sobre la Avenida Atlántica, a la altura del Posto 2 de la playa de Copacabana, en diálogo con canchallena.com.

Como un jugador de fútbol, esta creación argenta tuvo una carrera vertiginosa y rápida hacia el éxito. El 18 de septiembre de 2008, en un encuentro entre Los Andes y Chacarita, el árbitro Pablo Álvarez fue el encargado de cargar por primera vez el aerosol, que debutó oficialmente en los primeros minutos del segundo tiempo. Y el 12 de junio de este año, en el Arena Corinthians de San Pablo, el polémico Yuichi Nishimura se lo mostró al mundo por primera vez en el partido inaugural del Mundial Brasil 2014, donde se convirtió en una de las grandes sorpresas.

"Entre medio de hinchas brasileños, algo que no hubiese hecho en mi vida, cumplí con una promesa que me había hecho y llevé un alfiler para pincharme, para terminar de confirmar que era verdad. ¡Fue un éxito! Lo usó muy bien el japonés, más allá del arbitraje", confiesa el inventor, como con una especie de desahogo luego de varios años de intenso trabajo y lucha contra la burocracia de FIFA.

Es que la organización fiscalizadora del fútbol mundial tiene varios estamentos que no son fáciles de superar. Aunque el presidente de la AFA intervino para que el producto pueda funcionar primero en la Argentina y luego en la Conmebol, el salto a los planos internacionales debía ser aprobado por la International Football Association Board (IFAB), la encargada de la reglamentación de este deporte. "Es como cuando vos estás en un aeropuerto. Puede tener dos lugares muy grandes, llenos de posibilidades, pero para pasar de un lado al otro, necesitás atravesar la aduana por un pequeño lugar. Esto también es así", explica Silva, mientras dibuja su metáfora en una servilleta.

La Copa América, dos Mundiales juveniles y, finalmente, el último Mundial de Clubes fueron las pruebas que tuvo que pasar el aerosol. La respuesta positiva fue, para sorpresa del propio inventor, creciente. Es que las encuestas entre los árbitros arrojaban cada vez mejores resultados de aceptación: 84%, 94% y 100%.

"Nos habían invitado a la semifinal y final del Mundial de Clubes en Marruecos. Cuando llegamos, yo tenía una nota pautada y el periodista no dejaba de felicitarme. Hasta que le pregunté por qué y me explicó que Joseph Blatter había anunciado que el aerosol se usaría durante el Mundial", cuenta, aún con una sonrisa en su rostro y la mirada perdida sobre la línea que traza el horizonte sobre el mar.

-¿Cómo fue tu reacción?

-Se me puso en blanco la mente. No esperaba el anuncio en ese momento. Soy bastante impulsivo y estuve a nada de tirarme a la pileta, donde estaba mi amigo. No lo hice por respeto al periodista.

"La FIFA no va a tomar una decisión a libre albedrío o que no sea consensuada. Dice que para jugar al fútbol se necesitan cuatro piedras y una pelota. Por eso, se opone a lo que no sea accesible para todos. No porque no sea bueno, sino porque hay inequidad. Vos podés jugar un Mundial con el ojo de halcón, pero no un Luján-Claypole. En cambio, el aerosol se puede usar en cualquiera de los dos lugares", agrega.

Silva fue el encargado de brindarle un curso sobre la utilización del aerosol a los 52 árbitros preseleccionado para el Mundial. Allí, lejos de los prejuicios de alguno de ellos, más que nada de los europeos, los referís se movieron entre la aceptación y la ansiedad por familiarizarse rápidamente con el producto. "Gracias a esto, es sabido ver su trabajo de otra manera", dice este confeso hincha de Argentinos Juniors.

-¿Ya no los insultas más cuando vas a la cancha?

-Y. me cuesta un poco.

La pregunta que suelen hacerle al creador del aerosol, quien trabajó toda su vida como periodista y conoce los gajes del oficio, es sobre los réditos económicos. Pero tiende, en cada oportunidad, evitar una respuesta concreta. "Nosotros dejamos la parte económica de lado. Lo que pudimos ganar fue invertido en patentes. No podíamos venderlo antes de que nos apruebe la IFAB. Si no, era como pasarlos por arriba", sostiene. "Cuando el árbitro marque el final de Mundial el 13 de julio, nos dedicaremos de lleno a la comercialización. La idea es vender la empresa", añade. Sí, marca distancia.

El precio y cantidad. Cada aerosol cuesta cinco dólares, pero 9.15, la empresa de Pablo Silva, se los regala a la FIFA durante el Mundial Brasil 2014. En cada partido, se utilizan cuatro, uno por cada árbitro, aunque lo conveniente es que el referí principal lo cambie en el entretiempo para "no perder autonomía".