• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Científicos usan nanotecnología para reducir la contaminación

Científicos usan nanotecnología para reducir la contaminación / Foto: GDA

Científicos usan nanotecnología para reducir la contaminación / Foto: El Comercio

Un grupo de especialistas ha desarrollado nuevas técnicas para producir hormigón más resistente y menos contaminante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Investigadores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) trabajan con nanomateriales, objetos mil veces más pequeños que una bacteria, para contrarrestar la contaminación generada  por la fabricación del hormigón.

Los científicos  del Centro de Nanotecnología de la UPR estudian diferentes tipos de hormigón de alta resistencia y les añadiendo nanopartículas de dióxido de silicio (nano sílice) a las mezclas a fin fortalecer el material y reducir la contaminación.

Las nanopartículas tienen como ventaja principal su tamaño, el cual les permite entrar en la estructura microscópica de la mezcla de hormigón. Eso promueve la hidratación del cemento, densificando la microestructura y reduciendo la porosidad, lo que incrementa su resistencia.

Estos investigadores descubrieron que la mezcla de hormigón con cenizas soporta alrededor de un 50% menos que una mezcla sin cenizas. Cuando se añaden las nanopartículas de dióxido de silicio se observó un aumento del 41% en la resistencia del hormigón, comparada con aquella mezcla que contenía solo cenizas.

Esto implica un  avance en el desarrollo de nuevas técnicas para  producir una nueva clase de hormigón. Con solo una adición de 6% de nanopartículas de sílice se logró disminuir la cantidad de cemento utilizado en la mezcla de este material en más de un 20%.

Cemento: material contaminante

El cemento es el componente principal del hormigón y su producción contribuye considerablemente a la contaminación ambiental. Por tal motivo, este tipo de industria está interesada en la sustitución parcial del cemento por materiales minerales con las mismas propiedades.

De acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), la producción de hormigón es responsable del 3.4% de la generación de dióxido de carbono en el mundo. Además, su método de fabricación también genera otros desperdicios, como polvo de sílice (o dióxido de silicio), una sustancia que es nociva y que puede causar enfermedades de los pulmones.