• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Científicos captan olas de cinco metros en Océano Ártico

El suceso fue captado por el experto de la Universidad de Washington, Jim Thomson / Foto s/c

El suceso fue captado por el experto de la Universidad de Washington, Jim Thomson / Foto s/c

El fenómeno sería consecuencia del calentamiento global, y acentuaría el derretimiento de hielo dentro de la zona 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un nuevo y preocupante fenómeno ha sido captado en el Polo Norte, específicamente, dentro del Océano Ártico, donde no sólo se han registrado importantes niveles de deshielo sino que ahora también, y por primera vez, olas de cinco metros de altura.

El suceso fue captado por el experto de la Universidad de Washington, Jim Thomson, quien detectó durante septiembre de 2012 estas importantes olas generadas por el viento, que no sólo serían una evidencia del calentamiento global sino que podrían ser la causa, además, de un derretimiento más acelerado en el hielo de esta zona.

“Es potencialmente un nuevo proceso en donde las olas pueden empujar, mover y romper capas de hielo”, aseguró el científico en la publicación de Geophysical Research Letters de su investigación.

La investigación de Thomson muestra que durante 2012, se llegaron a formar olas de hasta cinco metros de altura durante la parte más fuerte de una tormenta, que habrían surgido de vientos habituales en la zona pero con una nueva realidad de mar abierto mucho más amplio en la zona.

Este fenómeno también responde al retroceso del hielo ártico durante el verano, que sucede en un promedio habitual de 150 kilómetros de la costa. Sin embargo, en 2012, esta cifra saltó a los 1.500 kilómetros, permitiendo una mayor temporada de mar abierto y por tanto, un escenario más proclive a generar olas más altas.

Según los expertos, este fenómeno podría significar un importante cambio en las condiciones históricas de esta zona de hielo y podría traer consecuencias dentro de ese ecosistema como también dentro de la navegación.

“En este minuto, no conocemos la importancia que este proceso podría tener en escenario futuros”, por lo que sería, según Thomson, muy difícil evaluar sus implicaciones.

El científico junto a un grupo de otros expertos esperan evaluar más a detalle este fenómeno dentro de la zona, con una serie de instrumentos que serán ubicados en Alaska durante los meses de verano.