• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Científicos descubren que delfines chillan de placer

Cortesía de El Mercurio

Cortesía de El Mercurio

Un estudio realizado en EE.UU. mostró que estos mamíferos marinos no solo para comunicarse, sino también para expresar sus emociones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los delfines, mamíferos marinos de gran inteligencia y compleja vida social, vuelven a sorprender a los científicos con un comportamiento que solo ahora ha sido comprobado científicamente: emiten chillidos de placer cuando realizan acciones placenteras para ellos, como devorar un pez.

Los sonidos que lanzan son semejantes a los de un niño feliz, según los investigadores, cuyo trabajo fue publicado en el "Journal of Experimental Biology".

De esta manera, atribuir tales chillidos al sentimiento de placidez experimentado por estos cetáceos en determinadas situaciones no constituiría una humanización de sus acciones, sino una reacción propia de su comportamiento natural.

Animales "muy vocales"

Los autores del estudio, liderado por Sam Ridgway, integrante de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos de San Diego, California fue liderado por Sam Ridgway, señalaron que esas manifestaciones no se limitan a señalar a los otros delfines del grupo que hay comida en los alrededores, sino expresiones de puro placer.

El indicio de ello es el tiempo que transcurre entre la experiencia placentera y el grito que emiten, que casi coincide con la velocidad con la que el cerebro libera dopamina.

Ridgway y sus colegas estudiaron grabaciones realizadas a delfines y ballenas beluga y descubrieron que el lapso entre la experiencia placentera y el chillido era solo un poco más extenso que el tiempo que lleva al cerebro liberar dicha hormona, usualmente 100 milisegundos.

Como los delfines y las belugas son animales "muy vocales", señalaron, "el carácter, tiempo y contexto de sus sonidos podría revelar más sobre sus estados de ánimo y sobre la función que tienen sus sonidos en la comunicación", indicaron.

La dopamina es un neurotransmisor con importantísimas funciones en el sistema nervioso que incluyen el comportamiento, la actividad motora y la cognición. Una de ellas se relaciona con la sensación de placer asociada a realizar determinadas actividades, entre ellas la alimentación y el sexo.