• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Científicos: Tener más sexo no lleva a incrementar la felicidad

El análisis abarcó a 128 individuos saludables de entre 35 y 65 años de edad que formaban parejas casadas/ El Mercurio

El análisis abarcó a 128 individuos saludables de entre 35 y 65 años de edad que formaban parejas casadas/ El Mercurio

Un estudio reciente pone en duda la creencia común sobre los saludables efectos derivados de esta actividad humana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pese a que innumerables libros de autoayuda coinciden en que aumentar la frecuencia de las relaciones sexuales incrementa la felicidad tanto personal como en la pareja, una reciente investigación pone paños fríos sobre este aserto que parece de sentido común.

En un estudio pionero realizado por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (EE UU), citado por el sitio especializado Science Daily, los autores examinaron la conexión causal entre la frecuencia sexual y la felicidad. Con ese fin, observaron el comportamiento de parejas que mostraban distintos niveles de actividad en este ámbito.

El trabajo, publicado en el "Journal of Economic Behavior & Organization", mostró que tener relaciones con mayor frecuencia simplemente no hace a las parejas más alegres, en parte debido a que dicho incremento en la frecuencia lleva a una declinación en la búsqueda y el disfrute del contacto íntimo.

El análisis abarcó a 128 individuos saludables de entre 35 y 65 años de edad que formaban parejas casadas. Los investigadores las asignaron aleatoriamente a dos grupos: el primero fue instruido para mantener su frecuencia sexual, mientras el segundo debía doblar dicha frecuencia.

Cada participante fue sometido luego a tres tipos diferentes de encuestas que medían su "línea base" de felicidad y los cambios experimentados durante el período de tres meses que duró el estudio. El grupo formado por las parejas que incrementó la frecuencia de sus relaciones no sólo no vio aumentar su felicidad, sino que incluso mostró un pequeño descenso en ella.

También experimentaron menor deseo sexual y una baja en su disfrute de los contactos. Uno de los diseñadores del trabajo, Tamar Krishnamurti, considera que los hallazgos podrían ayudar a las parejas a mejorar su vida sexual al tiempo que mejoran su satisfacción.

"El deseo de tener sexo decrece mucho más rápidamente que el goce", afirma. "En lugar de enfocarse en incrementar la frecuencia sexual a los niveles experimentados al inicio de la relación, las parejas deberían trabajar mejor en crear un ambiente que despierte su deseo y haga al sexo cada vez más divertido", recomienda.