• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Las Chicas Feas quieren derribar el narcisismo

El Club de las Chicas Feas

El Club de las Chicas Feas

Con el hashtag #uglygirlsclub, cientos de hombres y mujeres han comenzado a llenar las redes sociales de selfies más bien especiales: todas con muecas y destacando cuán feos y feas se pueden ver. Hablamos con la fundadora de este movimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Da lo mismo la mueca, la idea es verse lo menos agraciado posible, siguiendo la iniciativa de un grupo de universitarias feministas del Reino Unido que dieron vida al Ugly Girls Club (Club de las Chicas Feas), usando así el nombre con el que algunos de sus compañeros las habían etiquetado.

Pero en vez de ser víctimas de las burlas, decidieron usar el mismo término para bautizar a su cruzada, incentivando a las personas a que dejen atrás el narcisismo de las redes sociales y suban sus fotos con la cara menos guapa que tengan, y de paso, denunciar la excesiva importancia que le da la sociedad a la apariencia.

Natasha Barrett es presidenta de la Asociación Feminista de la universidad Royal Holloway de Londres, donde nació el “club”, y una de las más fervientes motivadoras de la idea de cuestionar la importancia de los ideales de belleza en la actualidad.

Desde el Reino Unido, Barrett conversó con Tendencias & Mujer acerca del éxito que ha tenido su campaña, atribuyéndolo al hecho de que sin importar el género, cualquier persona siente afectada su confianza cuando es juzgada y criticada por su apariencia.

“Si bien la campaña comenzó como una broma entre un grupo de amigas, ganó atención y se transformó en una bola de nieve, porque apela a mucha gente”, comentó.

“Inevitablemente, hemos recibido críticas en los comentarios de varios artículos (que nos han hecho) y otros que se pasan de boca en boca en el campus de la universidad (…) Pero la gente parece haber acogido muy bien nuestra campaña y hemos tenido un apoyo increíble”, agregó la británica, quien ha llamado a hombres y mujeres a subir su foto a las redes sociales para participar del “club”.

Consciente del bombardeo que en medios y publicidad se hace, utilizando el look de la gente como un valor en sí mismo, Barrett rescató el hecho de que, al parecer, poco a poco los estándares de belleza parecen estar algo menos exigentes. Sin embargo, “es un proceso lento que requiere que varios grupos estén constantemente luchando”.

“No pretendo que nuestra campaña cambie de inmediato las cosas, pero es un pequeño evento entre muchos que, esperamos, siga desarrollándose”, concluyó.