• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Caída de "Megateo": El reto ahora es que el narco no sea reemplazado

Esta es una de las casas del capo en La Playa de Belén/ Foto: El Tiempo

Esta es una de las casas del capo en La Playa de Belén/ Foto: El Tiempo

En su huida abandonó casas y carros. Policía espera que desciendan cultivos ilícitos en la zona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro días después de la caída de Víctor Ramón Navarro Serrano, el capo del Epl conocido como ‘Megateo’, se siguen conociendo imágenes de la manera como vivía en el Catatumbo.  

La Policía reveló que en sus últimos días el narco solía frecuentar tres casas: dos en el municipio de La Vega y otra en la vereda Guayabón, en La Playa de Belén (N. de Santander).

En esta última, de acuerdo con la Dijín, era la única de dos pisos en la humilde vereda. “Sobresalía por los vidrios oscuros de las ventanas, portones amplios, garaje y techos. Estaba localizada en una pendiente y tenía una salida por la parte trasera, hacia una zona boscosa”, señaló la Policía.

La persecución que la Dijín, el Ejército y la Fuerza Aérea habían mantenido desde el 16 de agosto pasado, cuando logró salir con vida de una operación en la vereda Guayabón, lo había obligado a dejar abandonadas sus camionetas, una de ellas blindada, para moverse en moto.

En una de ellas había llegado el jueves en la noche al taller de explosivos que había montado en el corregimiento de San José del Tarra, en Hacarí, donde murió por la explosión del lugar en medio del operación Solemne.

La Policía ha dicho que tras la muerte de Navarro Serrano concentrará sus esfuerzos para evitar que el Epl cumpla con el plan que ‘Megateo’ había trazado: expandir su influencia criminal en otras regiones del país, así como lo había logrado hacer por la región del Catatumbo.

Por eso, un grupo especial de la Policía trabaja en la captura de alias David León, quien figura como el posible heredero del poder criminal del capo.

También están en la mira seis miembros de ese reducto, entre ellos dos señalados de hacer parte del estado mayor de esa organización mafiosa. Se trata de alias Mauricio Pácora y Ever Guillo.

De entrada, no es una tarea fácil. La historia se ha repetido en bandas criminales como el Erpac, en los Llanos Orientales; la ‘oficina de Envigado’ en Medellín, y el ‘clan Úsuga’.

“La pugna entre integrantes de bandas por asumir el control es característica de estos grupos”, explica el fiscal Álvaro Sarmiento, jefe de la Dirección contra el Crimen Organizado de la Fiscalía.

Por eso, tanto Germán Sahid, profesor de la Universidad del Rosario y experto en seguridad, como el exdirector de la Policía y general en retiro Luis Ernesto Gilibert dicen que el reto es golpear la estructura criminal en general.

“Lo que hay que tratar es de atacar toda la organización; a veces se va por la cabeza y por el líder, y se olvidan de la organización como tal. La idea no es acabar con el que sigue, sino acabar con la organización”, dijo el general Gilibert.

No obstante, para el también general en retiro Hugo Martínez Poveda, quien en 1993 comandó el Bloque de Búsqueda que abatió a Pablo Escobar, no hay una fórmula para frenar la llegada de nuevas cabezas a las organizaciones criminales.

“Uno queda sorprendido de cómo surge uno y sale otro, pero ese es el negocio y con eso es con lo que hay que acabar”, puntualizó.

La Policía espera que la caída de ‘Megateo’ signifique una reducción en los cultivos ilícitos en todo el Catatumbo, donde en los últimos años han crecido, no obstante los programas y acuerdos del Estado con la comunidad. La Policía dice que el capo pagaba a campesinos para que sembraran matas de coca, las cuales controlaba directamente.