• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Buscarán a responsables de la sobredosis que causó la muerte de Prince

Prince murió a los 57 años de edad el viernes/ Foto. archivo

Prince murió a los 57 años de edad / Foto. archivo

El cantante falleció debido al consumo excesivo de fentanilo, un opioide sintético. Aunque se trató de una muerte accidental, la justicia intentará determinar si el músico adquirió el medicamento de manera ilegal a través de terceros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El anuncio de que Prince murió de una sobredosis de fentanilo, analgésico que es hasta 50 veces más potente que la heroína, no es ni de lejos el final de la investigación. En cierto modo, es sólo el principio.

Después de que las autoridades revelaran el jueves la causa de la muerte del cantante, en los próximos meses los investigadores intentarán determinar si el cantante tenía receta para el fármaco o si se suministró de forma ilegal. En el último caso, podrían presentarse cargos penales que significarían años o incluso décadas de cárcel.

El cantante fue hallado muerto el 21 de abril en su residencia en el área de Minneapolis. Tenía 57 años. Al menos una amiga ha dicho que sufría intensos dolores en las rodillas y la cadera tras muchos años de actuaciones. Aunque su muerte se declaró oficialmente un accidente, eso tan sólo significa que no fue intencionada y no impide una investigación penal.

De acuerdo con un reporte médico, Prince se administró él mismo el fármaco, pero se desconoce la fecha exacta. La oficina dijo que ha terminado su investigación del deceso y que no hará más comentarios. El fentanilo es un opioide sintético. Los pacientes que han desarrollado tolerancia a otros analgésicos con receta lo toman en ocasiones, y es en parte responsable de un reciente incremento de muertes por sobredosis en algunas partes del país.

Debido a sus riesgos, está estrictamente controlado por la Agencia de Fármacos y Alimentos, pero buena parte de las dosis en el mercado se fabrican de forma ilegal. La agencia antidroga de Estados Unidos (DEA) seguirá investigando junto con las autoridades del condado de Carver y la oficina de la fiscal general de Estados Unidos, indicó Kent Bailey, responsable de la delegación de la DEA en Minneapolis. "Estén tranquilos, seremos rigurosos", afirmó, sin dar más detalles.

Los expertos legales dicen que la investigación se centrará ahora probablemente en si la fuente o fuentes del fentanilo eran legales o no. A menudo, estas investigaciones incluyen citaciones ante jurados investigadores para analizar documentos o testimonios de particulares.

Investigación a médicos y a cercanos

 Las autoridades también podrían mirar a las personas cercanas al artista. Distribuir fentanilo de manera ilegal a una persona que después muere por consumirlo es punible con una condena mínima de 20 años de prisión, según las leyes federales.

La ley de Minnesota establece que esa misma acción puede suponer cargos de asesinato en tercer grado y hasta 25 años de prisión. El doctor Michael Todd Schulenberg, un médico familiar, atendió a Prince dos veces en las semanas previas a su muerte y dijo a investigadores que le recetó medicinas.

No se especificaron los medicamentos en una orden de registro del hospital de Minnesota que empleaba a Schulenberg en ese momento. Schulenberg vio a Prince el 7 y el 20 de abril, el día antes de su muerte, según la orden.

El abogado de Schulenberg declinó comentar sobre el caso. Por otra parte, el doctor Howard Kornfeld, un especialista en adicciones en California, fue contactado por representantes de Prince el 20 de abril para que ayudar al cantante.

 Kornfeld envió a su hijo Andrew en un vuelo nocturno esa noche, y Andrew estuvo entre las personas que encontraron a Prince inconsciente a la mañana siguiente, de acuerdo con el abogado de Kornfeld, William Mauzy.

 El joven Kornfeld, quien no es médico, llevaba consigo buprenorfina, una medicina que puede ser usada para tratar adicciones a opioides aliviando las ansias y los síntomas de abstinencia, dijo Mauzy, quien explicó que Andrew Kornfeld pretendía darle el medicamento a un médico en Minnesota que había cancelado otras citas para ver a Prince el 21 de abril.

Mauzy se ha negado a identificar a ese doctor. Schulenberg no está autorizado a recetar buprenorfina. El abogado dijo el jueves que sus clientes nunca entregaron, dispensaron o administraron un medicamento a Prince. Los Kornfeld "sólo trataban de ayudar", señaló.