• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Burlas a joven que denunció violación abre debate sobre abusos en la web

Adolescentes apoyaron a Jada usando la etiqueta #IAmJada (Yo soy Jada) / Twitter

Adolescentes apoyaron a Jada usando la etiqueta #IAmJada (Yo soy Jada) / Twitter

Una adolescente de 16 años dice haber quedado inconsciente en una fiesta y desconocer qué había pasado hasta que vio fotografías de su cuerpo desnudo, totalmente viralizadas en la web

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con el hashtag de #jadapose, varios adolescentes se burlaron de una joven de 16 años que denunció haber sido violada en una fiesta en Houston, Estados Unidos, abriendo todo un debate de dónde están los límites de la libertad de expresión en la red y la facilidad con que las imágenes y modismos se viralizan, sin importar el tema que trate.

Esta vez se trata de una violación -que está siendo investigada por la policía de Houston-, y de la que habría sido víctima Jada, una adolescente que, tal como ha explicado a diversos medios de su país, no supo qué había pasado con ella hasta que vio imágenes suyas en la web, donde aparecía sin pantalones ni ropa interior y totalmente inconsciente en el suelo de una casa.

Según su relato, ella y una amiga asistieron a una fiesta hace unas semanas, pero a partir del momento en que comienza a beber un trago supuestamente preparado por el anfitrión de la casa, no recuerda absolutamente nada.

Por este motivo, dice no haberse preocupado de más, hasta que le empezaron a llegar mensajes de amigos y amigas preguntándole si estaba bien y que cómo se sentía. Sus fotos desnuda ya se habían viralizado. Y no solo eso, bastaron horas para que otros adolescentes, haciendo burla de su fotografía, se retrataran imitándola –varios incluso desnudos de la cintura para abajo y tirados en el suelo-, con el hashtag antes mencionado, que traducido sería algo como “la pose de Jada”.

La liviandad y chistes que surgieron a partir de este caso motivaron a Jada a dar la cara y no solo aparecer en los medios exponiendo su caso, sino que intentando viralizar una nueva imagen de ella con un nuevo hashtag, en la que aparece empuñando su mano con un letrero que dice “#IamJada” (yo soy Jada).

“Todo el mundo ya conoce mi cara y mi cuerpo, pero eso no es lo que soy ni quién soy”, dijo al medio de su ciudad, KHOU.com.

La adolescente aseguró sentir rabia y que buscó los medios con la esperanza de lograr que el o los supuestos victimarios respondan ante la justicia. “¿Mi reputación? Ya no existe”, dijo Jada, agregando que tras la masificación de las fotografías y las burlas en la web, desea seguir su educación escolar, pero desde su casa.

“Las redes sociales resaltan un montón cosas positivas y mucho humor, pero hay casos como éste en el que los males de la sociedad y los adolescentes que participan en ella no dan mucha esperanza para el futuro”, criticó desde el sitio estadounidense de noticias y cultura afroamericana, The Root, Yesha Callahan.

Al igual que ella, varios hombres y mujeres han utilizado internet como una plataforma para criticar las burlas de las que fue objeto Jada. Con los hashtag #IAmJada (yo soy Jada), #StandWithJada (apoyando a Jada), #JusticeforJada (justicia para Jada), distintas personas han subido sus propias fotografías mostrando solidaridad con la joven, exigiendo que se busque a los responsables  y que haya un cambio cultural con respecto a cómo se respeta el tema de los abusos sexuales.

“El caso de Jada no pasó en una burbuja, sino que en un mundo en el que se le enseña a niñas y mujeres, desde muy pequeñas, que valen según cómo se ven y el atractivo sexual que despiertan en los hombres.

Que ellas tienen que ser muy sexys, pero no tanto; que negarse a sacarse la ropa o a participar en algo sexual las hace frígidas, reprimidas o mojigatas, pero que ir ‘demasiado lejos’ en la otra dirección, las condena para siempre a llevar la etiqueta de ‘cualquiera’, ‘suelta’ o ‘prostituta’. Y que incluso si abusan de ellas, las atacan o violan, es su ‘reputación’ y no la de sus victimarios la que se destruirá”, alegó, por su parte, Laura Bates desde un blog del medio inglés The Guardian, donde también se publicó el caso de Jada.

De momento, la policía de Houston continúa investigando el caso, mientras los administradores de Twitter e Instagram han tomado la medida de borrar las fotografías originales que se multiplicaron, mostrando a Jada inconsciente y desnuda.