• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Bienvenidos a una convención de nudistas, artistas y locos

Hay desfiles de carrozas extravagantes / Foto Atrapalo

Hay desfiles de carrozas extravagantes / Foto Atrapalo

Cada año en el desierto de Nevada crean una ciudad efímera para celebrar una fiesta contracultural. La llaman Burning Man

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Arena, mucha arena, arte, bicicletas; dar y recibir sin nada a cambio; risas, nuevos amigos y campamentos temáticos es lo que le espera en esta fiesta excéntrica, que se realiza en medio de un desierto. La euforia dura una semana. Después, no queda rastro alguno de lo que ahí sucedió, solo el recuerdo de haber experimentado y sobrevivido a una edición más del Burning Man.

¿Qué es? Burning Man no es un festival, como muchos piensan, sino una fiesta contracultural de autoexpresión y autosubsistencia, que  inició en 1986, como una reunión de amigos en Baker Beach, playa nudista de San Francisco, para celebrar el solsticio de verano. Tenían un ritual. El grupo de amigos quemaba en cada reunión una escultura  de un hombre de madera, de dos metros y medio.

La tradición continuó por varios años, sumando más miles de asistentes.

En 1990, debido a que las autoridades les prohibieron la quema de esculturas, decidieron cambiar de sede y crear un evento con obras de arte a gran escala, espectáculos y performances gratuitos en medio del desierto de Nevada. Y así, nació  Burning Man.

La fiesta se rige bajo 10 principios inquebrantables: inclusión, donación, desmercantilización, autosuficiencia, autoexpresión, esfuerzo comunitario, responsabilidad cívica, no dejar rastro, participación e inmediatez.

¿Cuándo y dónde ocurre? Se celebra cada año entre el último lunes de agosto y el primer lunes de septiembre y coincide con el Labor Day de Estados Unidos. Este año será del 30 de agosto al 7 de septiembre. Todo ocurre a unas cuatro horas en auto de Reno, una especie de Las Vegas en versión pequeña y menos espectacular. En el lecho seco de un lago se construye la ciudad efímera de Black Rock. Se levanta y se vive solamente durante la celebración del Burning Man. Como en toda ciudad, hay avenidas, transporte y casas, aunque realmente son campamentos temáticos que los “habitantes” crean.

El diseño urbano de Black Rock se organiza partiendo de una plaza central que acoge la estatua principal, posicionada en altura y que funciona como referencia para orientarse. A su alrededor, las calles se forman como si fuesen  las  sombras de un reloj de sol; en los mapas de Google se puede ver que éstas tienen nombres de horas y que se extienden entre las 2:00 pm y las 10:00 pm. La distancia que hay entre cada calle,  es de 30 minutos a pie.

¡Ya no soy virgen! Para ser residente de Black Rock debes ser bautizado por  los seguidores fieles, llamados burners. Tras pronunciar un “bienvenido a casa” y recibir un cálido abrazo, los iniciados deben arrodillarse, abrazar el suelo y gritar: ¡Ya no soy virgen! Después, se les arrastra de forma delicada y respetuosa sobre la arena blanca del desierto.

Temática. A cada edición le corresponde un tema, este año será el Carnaval de los Espejos. Todo girará en torno a  la magia, laberintos interactivos, máscaras, trucos inexplicables: como la fantasía de  encontrarse en lo que parece el interior de una casa y, de pronto, ver cómo las paredes desaparecen.  El objetivo es descubrir realmente quién es uno y de qué forma el mundo nos engaña.

Al Burning Man asisten muchos actores del Cirque du Soleil, además de los magnates de Silicon Valley: Mark Zuckerberg (Facebook), Jack Dorsey (Twitter), Elon Musk (Paypal) y los dueños de Google, quienes se inspiraron en el Burning Man para realizar el primer doodle de la compañía. Por supuesto, ellos instalan sus propios campamentos, con camas, aire acondicionado y hasta wifi, lo que crea una competencia por ver quién es el más poderoso.

Actividades. Las 24 horas hay cosas por hacer, desde talleres de acro-yoga hasta seminarios como "Aspectos legales de hacer porno". Las damas pueden pedir  una cita para una sesión de caricias íntimas con Vince, un tipo musculoso y atractivo que busca a la mejor besadora de la ciudad, según lo explica la guía oficial del evento.

Entre las avenidas polvorientas se instalan antros, los beats electrónicos se escuchan por toda la ciudad, las pistas de baile se diseñan para hacer tus movimientos en patines. También hay carpas para entregarse a un masaje, aprender a hacer cocteles o enfrentarse en un combate de trapecios hasta el amanecer.

Algunos asistentes se dedican a ir de aquí para allá admirando las obras de arte a gran escala.  Contemplan carrozas en forma de calavera, jardines de girasoles luminiscentes y hasta una carpa que dispara luz láser en la noche para recrear olas sobre el piso desértico.

Durante el gran cierre, la última noche, la escultura del hombre de madera, de más de dos metros, se envuelve en llamas, al igual que otras obras de arte a manera de ofrenda. Hay pirotecnia, música y láser rayando el cielo. Cuando la figura se desbarata, los burners se despojan de sus ropas  para bailar hasta que la fatiga los abrace.

Se recomienda y es casi obligatorio llevar un medio de transporte, puede ser auto (se instalan en un área especial), bicicleta, patines o segway. Puede rentar una bicicleta a 10 dólares por día.

En la ciudad se instalan 10.000 sanitarios portátiles con agua y papel higiénico.

No hay manera de tomar una ducha, a menos que  lleve litros y litros extras de agua.

Dinero. En la comunidad no se vende nada, excepto hielo y café. Los asistentes acostumbran a dar alimento, alojamiento, ropa y hasta talleres sin costo, pero aquí se pone en  practica el principio de donación. Piense  qué cosa puede compartir con los demás: ¿un chicle, una cata de vino, un beso?

Dónde dormir. Además de los campamentos temáticos, donde puede registrarse con antelación, puede acampar junto a su carro. Lleve tapones para oídos.

Entradas. Se venden a partir de enero y en días específicos. Para este año, los últimos días de venta serán 24 y 29 de julio; 1 y 5 de agosto. Costo: 390 dólares. Para entrar y salir del evento debe conseguir un pase de 20 dólares, si no lo hace no habrá forma sobrehumana que le permita el reingreso.  Más información en burningman.org