• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Atrévase a viajar con desconocidos

El de mochilero o recorrido extenso por muchas ciudades da lugar a que se presentan muchos momentos en que la amistad se pone a prueba / Foto Pixabay

El de mochilero o recorrido extenso por muchas ciudades da lugar a que se presentan muchos momentos en que la amistad se pone a prueba / Foto Pixabay

En un viaje son varias amistades que se rompen o, en lugar de acercarse, se distancian. Por eso ahora surgen opciones para viajar con desconocidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Tu mejor amigo no es necesariamente tu mejor compañero de viaje. De hecho, puede ser el peor”, dice Jorge Gobbi, profesor universitario, autor del blog Deviajes.com.ar. “Viajar con amigos es un riesgo porque convivir con alguien es diferente a verlo cada tanto. Algunos son intolerantes con la comida o extremadamente puntillosos con el baño... Es más fácil viajar con tu pareja, que al menos le conoces las mañas. Viajar con amigos lo dejaría para viajes cortos y que no den mucho lugar a tensiones, como en una playa. El de mochilero o recorrido extenso por muchas ciudades da lugar a que se presentan muchos momentos en que la amistad se pone a prueba”, opina Gobbi.

El boom de las redes sociales que contactan desconocidos que quieren compartir un viaje a un mismo destino no tiene su origen en amistades rotas después de una mala experiencia. De hecho, la primera razón para buscar un extraño con quien compartir la ruta es la de no disponer de amigos que coincidan con las vacaciones, ya sea por una cuestión de calendario o por tener gustos o presupuestos disímiles. “Nadie dice que no viaja con amigos por un tema de no querer romper la amistad. Pero, eso no significa que no haya casos -dice Andy Marquine, uno de los socios fundadores de Viajeros Unidos, una red que conecta gente que busca compañeros de viaje-. Una de las cosas positivas de viajar con desconocidos es justamente relacionarse con personas que comparten la pasión por viajar o por un mismo destino. Parte del viaje, además de conocer nuevos lugares, sin duda es conocer nuevas personas”, sostiene Andy, que dice que hay unos 5.000 usuarios registrados y cerca de 300 búsquedas activas.

Claro está que en la era de las redes sociales, el desconocido no es enteramente un extraño. Se lo googlea, se le mira el Facebook, el Twitter y para cuando se lo contacta, casi, casi es un amigo.

“Además de la previa digital hay una previa cara a cara antes de viajar. Para cuando te subes al bus o al avión ya hay un conocimiento”, comenta Andy, que armó Viajeros Unidos con gente que conoció viajando.

Para Gobbi, la opción de viajar con desconocidos resulta buena en viajes con recorridos prefijados y rutas estandarizadas, pero no tanto cuando se va viendo sobre la marcha: “Cuando es un previsible, ir con desconocidos funciona bien. Hay expectativas en común y el riesgo, sacando los graves, tiene que ver con el hecho de convivir con alguien que no conoces. Pero, al no haber una relación previa ni compromiso afectivo, siempre es posible abrirse. Viajar con extraños no lo recomiendo en viajes menos pautados porque ahí hay que tomar decisiones conjuntas y no siempre es fácil -analiza Gobbi-. Cuando no se tiene muy en claro lo que se quiere hacer, lo mejor es hospedarse solo en un hostel y hacerte amigos ahí. Siempre vas a terminar conociendo gente en el camino. Es una casualidad que dura poco, no se extiende en el tiempo y no hay ningún tipo de compromiso”.

Muchos han estudiado qué sucede en la mente y el ánimo de las personas cuando emprenden un viaje a solas. En general, la actitud cambia y también el comportamiento. Los especialistas en psicología del viajero aseguran que quien viaja en soledad o con gente que no conoce de antemano suele sentirse más libre y hasta tiene la rara sensación de ser otro.

Al no haber roles preasignados que cumplir ni relaciones afectivas que preservar, uno se permite ser como realmente es. O incluso fantasear con otra identidad. ¿Quién no ha mentido acerca de su vida con el compañero de fila en un avión? O por el contrario, ¿quién no se ha atrevido a contarle al de al lado cada detalle de su vida, aun aquellos que no fueron sincerados frente a familiares y amigos cercanos?

Más allá de las circunstancias, viajar solo o con desconocidos es uno de los momentos que todo viajero debería proponerse experimentar.