• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Aseguran que decir mentiras “blancas” -a la cara y virtualmente- mejora las relaciones

Aseguran que decir mentiras “blancas” -a la cara y virtualmente- mejora las relaciones

Aseguran que decir mentiras “blancas” -a la cara y virtualmente- mejora las relaciones

Aquellas “faltas a la verdad” usadas para proteger los sentimientos de alguien serían beneficiosas para reforzar los vínculos sociales. Por otro lado, científicos señalaron que no ser honesto para ocultar malos actos o “salirse con la suya”, podría dejar a alguien aislado socialmente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Qué respondes cuando tu madre te pregunta si te gusta su nuevo corte de pelo, si lo encuentras realmente horrible? ¿Les dices a tus amigas que sí han subido notoriamente de peso cuando te lo preguntan? Si eres de las personas que prefieren no ser sinceras ante tales consultas, con tal de no hacer sentir mal al resto, vas en buen camino para mejorar tus relaciones personales, dicen los científicos.

Robin Dunbar, un psicólogo evolucionista de la Universidad de Oxford, aseguró esto en su publicación “Efectos del engaño en las redes sociales”, que pareció en julio en el medio especializado Proceedings of the Royal Society B.

Allí, él y su equipo de investigadores señalaron que mentir por las “razones correctas” fortalece los vínculos sociales, mientras que hacerlo para encubrir un acto malo o salirse con la suya, podría dejar a un individuo aislado de su entorno, debido a la falta de confianza que generó.

Según Dunbar, los motivos que justifican una “mentira blanca” o “mentirilla”, dependen del momento, y serían proteger los sentimientos de otra persona o ayudarla, lo que se conoce como “mentira prosocial”.
Por otro lado, las “mentiras antisociales”, antes descritas, son destructivas y destruyen los lazos entre el mentiroso y su círculo social, informó el medio científico Livescience.com.

“Las mentiras blancas pueden ser beneficiosas para el flujo de las interacciones (sociales) y facilita armar una red más grande y en la que se esté más integrado”, explicó Dunbar en un extracto de su estudio. En éste, el psicólogo y su equipo crearon un complejo modelo que ayudó a ver cómo quienes decían mentiras antisociales eran progresivamente aislados de su entorno, mientras sucedía lo contrario con aquellos que decían las prosociales.

Si bien esto es un ejemplo teórico, Dunbar aseguró que podía perfectamente reflejar la realidad humana, y el comportamiento virtual, respecto a la sinceridad y las mentiras, en las redes sociales. Guiándose por estos resultados, decir una “mentirilla” en Facebook equivaldría a decirla en un almuerzo con una amiga y, por ende, podría mejorar las relaciones sociales.

Consultado al respecto, el psicólogo californiano Larry Rosen dijo que una de las maneras más comunes de mentir “online” es a través de los “Me gusta” de Facebook, ya que permitirían mostrar una “empatía virtual” a las fotografías que sube un familiar o un amigo, pese a que lo que se muestra no sea del total agrado estético.

Para Rosen, darle un “Me gusta” a las fotos del gato de una tía, por ejemplo, es una manera de mostrarle a ella apoyo y buenas intenciones. Mientras que existe cierto tipo de gente que considera el “Me gusta” casi como una obligación social en Facebook, y por lo tanto, se lo dan a cualquiera.

Esto, para el psicólogo sería una “mentira blanca” virtual.
Asimismo, Rosen destacó otra forma de mentir en esta red social. “Creo que la mayoría de las personas mienten más por omisión (…) posteando una foto de sus vacaciones, en un lugar encantador, pero no te dicen que (esas vacaciones) fueron una sola miserable noche en un hotel y que (cuando tomaron la foto) estaban cansados y de mal humor”.