• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Artista pinta cuadros con las cenizas de su madre

“Nadie toca mis obras. Me encierro a trabajarlas y nadie tiene contacto con ellas", dice la artista Ana Teresa “Tera” López | Foto: El Nuevo Día

“Nadie toca mis obras. Me encierro a trabajarlas y nadie tiene contacto con ellas", dice la artista Ana Teresa “Tera” López | Foto: El Nuevo Día

López utiliza las cenizas pintadas de diversos colores de manera que se integren a la obra o en su tono natural. Además, recalca que en ningún momento toca las cenizas, pues en el estudio que tiene en su hogar tiene las herramientas para verter las cenizas en un recipiente de cristal en el que las mezcla con el barniz y luego las deposita en el lienzo con una brocha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para Ana Teresa "Tera" López, el arte siempre ha sido una herramienta terapéutica y más aún cuando hace más de una década comenzó a formarse a través de clases que la llevaron a canalizar mejor esa destreza que siempre tuvo y amó.

Ahora, esa experiencia que tiene en el arte ha comenzado a utilizarla para mantener vivo el sentimiento hacia los seres queridos que han partido, pero de una forma muy diferente.

Más allá de una tumba o de una urna, López consiguió donde colocar los restos físicos de su madre Ana Josefa al integrarlas a obras de arte que hizo para ella, sus hijos, su hermana y sus sobrinos.

El proyecto de López, que lleva por nombre "Cenizas de vida", consiste en integrar las cenizas del ser querido en obras de arte. En el caso de su mamá, la artista cuenta que ésta era una mujer de espíritu libre, amante de la vida y la naturaleza. Por eso, en los cuadros dedicados a su memoria se pueden ver elementos como el mar, los árboles, las flores, una paloma y un corazón.

"Mi madre sabía que era una con el todo, le encantaba la naturaleza y su corazón estaba abierto para dar amor. La recordamos libre. Mi mamá vivió para ser libre y no físicamente, sino libre de prejuicios y opiniones que nos han arrastrado a los seres humanos por tantos años", comenta.

A los dos años del fallecimiento de su madre, López decidió hacer algo diferente con sus cenizas y pensó en integrarlas a sus cuadros por medio de la pintura en acrílico. Fue lo que llama a una iluminación divina", así que se dio a la tarea de buscar más información sobre esta posibilidad y a través de internet encontró que esta técnica la utiliza una persona en Estados Unidos y otra en Jaén en Andalucía, España.

"Llamé a mi hermana de lo más emocionada y le pregunté si ella estaba de acuerdo. A ella le gustó la idea y comencé a experimentar por medio del acrílico y ver cómo integraba parte de las cenizas", explica.

Nunca había visto tan de cerca las cenizas de un cuerpo humano y para poder trabajar con las de su madre requirió de fortaleza emocional y todo un proceso espiritual que a la vez le ha ayudado a sanar ese dolor causado por la pérdida de uno de los seres más queridos de su vida.

"Preparé mi área, hice mi altar, encendí una vela como algo simbólico. Yo misma hice mi ritual y en este ritual hablé con mi mamá y le dije que ella es luz, que esto es solamente una energía transformada que voy a utilizar para recordarla en su medio ambiente, en todas aquellas cosas que le gustaban, en la playa, en la naturaleza y en la unión del todo", comenta con emoción.

López utiliza las cenizas pintadas de diversos colores de manera que se integren a la obra o en su tono natural. Además, recalca que en ningún momento toca las cenizas, pues en el estudio que tiene en su hogar tiene las herramientas para verter las cenizas en un recipiente de cristal en el que las mezcla con el barniz y luego las deposita en el lienzo con una brocha.

"Nadie toca mis obras, me encierro a trabajarlas y nadie tiene contacto con ellas. Conseguí a unas personas que hacen la moldura y acá las ensamblo. No quiero que estén fuera de mis manos. Son tratadas con respeto", asegura.

López señala que, aunque está consciente de que se trata de una novedosa e inusual forma de disponer de los restos mortales de una persona, hasta el momento no ha encontrado reacciones negativas a su idea.

"Tengo un amigo que me dijo que cuando su mamá fallezca, quiere eso. También tengo unas primas que tienen las cenizas y quieren que yo les haga cuadros con las cenizas de su madre. Por eso me aventuré porque a pesar de que lo nuevo siempre trae controversias, es algo bonito. No se lo tienes que decir a todo el que llega a tu casa, pero puedes decirle que esta es la forma de recordar a ese ser querido", concluye.