• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Artista forense revela qué podría hacer el estrés con tu rostro

A través de estos retratos la artista mostró cómo el rostro podría cambiar si vives de forma muy agitada | Foto: El Mercurio

A través de estos retratos la artista mostró cómo el rostro podría cambiar si vives de forma muy agitada | Foto: El Mercurio

El estrés puede aumentar las posibilidades de que aparezcan puntos negros y espinillas tanto en la cara como en otras partes del cuerpo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Músculos contracturados, desgano, cansancio extremo, dificultades para dormir, pérdida de memoria y un largo etcétera son algunos de los síntomas de que estás llevando un estilo de vida estresante. Pero, ¿te has preguntado qué puede ocurrir si continúas así por un largo tiempo? Claro, puede ser que un día colapses físicamente o no aguantes más y explotes.

Sin embargo, debes saber que vivir en constante estrés hoy, también repercute en cómo se verá tu rostro en el futuro. Para demostrar esta triste realidad, Anna Magee, editora de Healthista, un sitio web orientado a las mujeres, le pidió ayuda a la artista forense Auriole Prince, para que tomara una fotografía suya y la envejeciera 10 años, considerando su estilo de vida actual.

"Trabajo como periodista de salud a tiempo completo para periódicos nacionales y revistas. Soy editora de Healthista. Fuera del trabajo estoy remodelando mi cocina y baño, por lo que me ducho en el gimnasio y consumo comida para llevar la mayoría de las noches. Todos los días me despierto entre las 04:30 y 05:20 para comenzar el día. Es seguro decir que estoy estresada", describió Anna, quien tiene 45 años.

Y según Prince, quien trabajó en el FBI envejeciendo imágenes de personas perdidas, el rostro de la periodista ya refleja su intenso estilo de vida -con signos como bolsas bajo los ojos, "patas de gallo" y piel flácida en sus mejillas- y le advirtió que todo esto se intensificaría en los próximos 10 años.

Según explica Anna, el estrés tiene un efecto deshidratante en la piel debido a que, para proveer a los músculos de energía, el organismo disminuye la circulación sanguínea en los órganos periféricos. "Es perfectamente natural. Pero se supone que debe ser algo temporal", sostiene.

El problema es que con el ritmo de vida actual, el estrés nunca termina y, por ende, los órganos periféricos están en constante sufrimiento. En el caso específico de la piel, además de deshidratarse, pueden presentarse o agravarse males como la psoriasis, el eccema o el acné.

Pero, ¿qué proyectó el artista forense para el rostro de esta periodista? El panorama no fue muy alentador:

- Falta de luminosidad debido a la disminución de la circulación sanguínea.

- Envejecimiento acelerado.

- Bolsas bajo los ojos como consecuencia de no dormir lo suficiente o despertar varias veces durante la noche.

- Aumento del tamaño de la mandíbula producto del bruxismo que típicamente afecta a las personas estresadas.

- Piel flácida ya que, al disminuir la circulación sanguínea, la piel deja de recibir las vitaminas necesarias para mantener su firmeza.

- Líneas finas y piel seca no sólo debido a la deshidratación, sino también por la evaporación de los aceites y lípidos que naturalmente protegen la piel y que son difíciles de reemplazar por cualquier producto cosmético.

- Rojez como consecuencia de la acentuación de ciertas enfermedades inflamatorias como la rosácea.

- Aparición de canas ya que, según se ha visto, las hormonas del estrés pueden hacer que los folículos del cabello sean despojados de un tipo de células madre que le dan su color.

- Aumento de puntos negros y espinillas debido a que los poros comienzan a obstruirse y las glándulas suprarrenales comienzan a liberar más andrógenos.

¿Cómo evitarlo?

Si tienes un estilo de vida estresante y no quieres que en el futuro ello se vea reflejado en tu rostro, puedes tomar algunas medidas como las que propone el Servicio Nacional de Salud Británico (NHS por su siglas en inglés):

1.- Hacer ejercicio: reducirá la intensidad de las emociones que estás sintiendo, aclarará tus pensamientos y te permitirá enfrentar los problemas más calmadamente.

2.- Tomar el control: o, en otras palabras, motivarte para sentir que sí eres capaz de enfrentar lo que te quita el sueño.

3.- No te aísles: comparte tus inquietudes y así recibirás apoyo de tus amigos o compañeros de trabajo.

4.- Deja tiempo para ti: puedes usarlo para salir con tus amigos, relajarte o ejercitarte.

5.- Ponte a prueba: establece metas, como aprender un nuevo idioma o deporte. Eso te ayudará a aumentar la confianza en ti mismo.

6.- Evita los hábitos poco saludables: en especial el alcohol, el tabaco y la cafeína.

7.- Realiza trabajos voluntarios: ayudar a personas que se encuentran en una situación peor que la tuya, sirve para que observes tus problemas desde otra perspectiva.

8.- En tu trabajo, concéntrate en la calidad y no en la cantidad: de nada sirve que pases horas en la oficina; prioriza tu trabajo y deja lo menos importante para el final.

9.- Sé positivo: acostúmbrate a ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Deja el pesimismo de lado y fíjate en aquellas cosas por las que debes agradecer.

10.- Acepta las cosas que no puedes cambiar: y no gastes energías en ellas. Es mejor destinarlas a las cosas sobre las que sí tienes control.