• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Aprende a negociar el sueldo que mereces

Recibir lo que en verdad mereces por tu trabajo es un derecho por el cual debes luchar / Foto: Getty Images

Recibir lo que en verdad mereces por tu trabajo es un derecho por el cual debes luchar / Foto: Getty Images

Ganar lo justo siempre es difícil y a veces el hecho de ser mujer es determinante 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En todo el mundo aún existe una brecha entre los sueldos y puestos laborales de hombres y mujeres. En ocasiones, es más difícil para ellas alcanzar las metas profesionales que se trazan pero aun así no se dan por vencidas.

El primer paso para lograrlo es hacer respetar nuestros derechos comenzando por el sueldo que ganamos. Tal vez sintamos que no nos pagan lo suficiente en relación a todo el trabajo que realizamos y, si no decimos lo que sentimos, nunca nos superaremos.

Si tienes en mente pedir un sueldo que represente el verdadero valor de tu trabajo, estos tips pueden ayudarte.

Investiga

Antes de pensar en un número, empieza a averiguar cuánto ganan las personas que hacen tu misma labor en otras empresas o como independientes. Ten en cuenta también cuánto trabajo realizas en la oficina, el número de responsabilidades que tienes y las horas que pasas ahí a diario.

Eleva tus expectativas

Lo peor que te puede pasar cuando pides un aumento es que te digan que no. Si tienes un número en mente, dile a tu empleador uno un poco más alto y negocien en caso de que te lo nieguen pero sin bajar demasiado.

Amplía tu CV

Una manera de subir tu valor en el mercado laboral además de la experiencia es con tus habilidades. Date el tiempo de llevar cursos, estudiar un diplomado o mantenerte siempre actualizada en los temas referentes a tu carrera. Así podrás pedir un sueldo justo con una base para sustentarlo.

No tengas miedo

Si no te expresas, tus jefes pensarán que estás conforme con lo que ganas. Si consideras que realmente podrías tener un sueldo mejor y explicar bien los motivos, deja los nervios atrás y da el primer paso para lograrlo. No te dejes llevar por la emoción mostrándote profesional y segura de ti misma.

Mantente abierta al diálogo

Tal vez la primera vez no tengas un resultado positivo pero no te des por vencida. Continúa trabajando, alcanzando metas y demostrándole a tus jefes que te mereces ese sueldo. Después de un tiempo, vuelve al terreno de la negociación más confiada que nunca.