• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Aprende cómo puedes cortar los lazos energéticos de una relación amorosa

La potencia del efecto que tiene el yoga radicaría en que también reduce el estrés, lo cual mejora las funciones metabólicas, hormonales y nerviosas | Foto: El Nuevo Día

Los lazos energéticos se crean cuando se produce un vínculo íntimo especial entre dos personas | Foto: El Nuevo Día

A las mujeres les puede costar hasta siete años cortar un vínculo con un hombre. A ellos, en cambio, sólo 28 días. A través de la meditación, este quiebre se puede hacer más fácil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tener relaciones sexuales con una persona conlleva mucho más que el placer y la satisfacción. Para la filosofía del yoga, es una instancia en donde se fusionan dos almas a través del espíritu.

"Para nuestra filosofía de vida, el ideal de una relación sexual es el encuentro amoroso entre dos seres que buscan la fusión total de sus almas, con principios de vida comunes y con el pilar fundamental del compromiso, respeto y comunicación en que la mujer se sienta segura y amada, y que el hombre se sienta contenido y comprendido", describe Cecilia Gómez, fundadora de la escuela Ramdas Rai.

Después de tener sexo, que puede ser con una pareja estable o no, el cuerpo de la mujer queda impregnado con la energía del aura del hombre y la psiquis subconsciente masculina es absorbida por la psiquis femenina. De esta manera, y según explica Cecilia, una mujer puede —literalmente—sanar a su hombre si en ese acto sexual hay amor.

"De lo contrario, si la mujer no es suficientemente fuerte produce mucha confusión mental, es porque las mujeres que tienen muchas relaciones sexuales con distintos hombres  terminan teniendo problemas psicológicos ya que esta energía deja su impronta durante lapso de tiempo de siete años", afirma.

Por el contrario, la impronta femenina en el aura masculina queda por un lapso de tiempo de 28 días, es decir, un ciclo lunar. He ahí donde radica el problema de las mujeres: la difícil tarea de sacarse un hombre de la cabeza y que desde el punto de vista del yoga, la sanación, la meditación y la alineación de chacras se podría solucionar ese terrible calvario para muchas.

La razón de ello, comenta la terapeuta, radica en la autoestima de la mujer porque es ella quien comienza y termina una relación, es decir, son las mujeres quienes deciden si una relación, tanto amorosa como sexual, se lleva a cabo o no.

La mujer emite una señal a través de las feromonas (hormonas de atracción) que los hombres son capaces de oler y que hacen que despierten en él su sensualidad. Cuando la mujer ya no está entusiasmada con la relación o no quiere nada con ese hombre, no es capaz de secretar esa hormona por lo que el hombre no la sentirá.

Así se crea lo que se conoce como arco de luz (los que se le pintan a los ángeles alrededor de la cabeza), una cúpula imaginaria energética donde se proyectan los pensamiento de acciones conscientes.

Cortar lazos

Los lazos energéticos se crean cuando se produce un vínculo íntimo especial entre dos personas. Estos "hilos" son el medio por donde se manda o recibe la información o energía del ser.

Ésta sería la principal razón por la cual cuesta mucho cortar una relación humana con una persona con quien se haya tenido un vínculo afectivo, por muy corto que sea el período de tiempo. Para poder cortar los lazos afectivos con otra persona, la instructora de yoga recomienda practicar la meditación llamada Kirtan Kriya, en el cual se utiliza el mantra (sonido) del SA TA NA MA en donde van tocándose alternadamente cada dedo con el pulgar, y tiene una duración entre 11 y 31 minutos.

SA evoca un sentido de la emoción, de la expansión y el conocimiento. TA crea una sensación de fuerza y transformación, dando sabiduría, inteligencia y paciencia. NA estimula un sentimiento de amor universal dando vitalidad. MA desarrolla la capacidad para comunicarse.

Este tipo de meditación permite curar heridas emocionales y poder acceder y coordinar la capacidad mental e intuitiva. Además, activa la "cadena dorada", una conexión esotérica entre la glándula pineal, que segrega la melatonina encargada de ayudar a dormir, y la pituitaria que mantiene una condición interna estable.

Para realizar esta meditación se debe sentar en el suelo o en una silla con las piernas cruzadas y espalda recta; poner las manos en el regazo; cerrar los ojos y mover la cabeza en forma de L cada vez que se va diciendo el mantra para que la energía salga por el entrecejo. Luego cantar en voz alta el mantra durante dos minutos para después cantarlo en un susurro fuerte durante otros dos minutos.

A continuación, repetir el mantra en la mente por tres minutos y volver al paso anterior. Para finalizar, inhalar profundamente y expirar todo el aire de los pulmones, estirar los brazos por encima de la cabeza lo más alto que se pueda y abrir los dedos estirándolos hacia arriba de la columna; respirar profundamente varias veces para luego relajarse y descansar por un par de minutos. 

Para que este ejercicio sea realmente efectivo, la instructora de yoga recomienda realizar esta meditación por 40 días consecutivos. Difícil o no, vale la pena intentarlo.