• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ana Gabriel retoma su romance con Viña del Mar

Ana Gabriel en Viña del Mar | EFE

Ana Gabriel en Viña del Mar | EFE

Después de 19 años sin pisar la Quinta Vergara, y en los que su figura se agigantó en el alma popular chilena, la mexicana regresó para revivir sus mayores éxitos, ante una audiencia que respondió con fidelidad a toda prueba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para quien vive encapsulado únicamente en su área de influencia, y que ni siquiera hace un rápido zapping por determinadas radios de vez en cuando, lo de hoy aún puede ser una sorpresa. Sin embargo, lo cierto es que nada hay para sorprenderse ante noches como la protagonizada por Ana Gabriel, última réplica de un fenómeno tan enquistado en el alma popular chilena que ni siquiera podría llamársele de esa manera.

Es la música romántica y la de raíz mexicana, mezcladas en partes iguales por la intérprete azteca, quien esta noche vivió una nueva jornada de gloria en un escenario tan propicio para ello como el de la Quinta Vergara, donde las emociones están a flor de piel.

No fue la devoción vista aquí mismo con figuras como Juan Gabriel y Marco Antonio Solís, pero esa excepcionalidad tampoco puede ser la unidad de medida. Ana Gabriel propicia el coro masivo, pero también el gesto contemplativo de una audiencia siempre bien pegada a sus sillas, desde donde hace eco a casi todos los temas que la mexicana regala con el desgarro vocal que la ha hecho insigne, desde la apertura con "Soy como quise ser".

Varios de ellos vinieron amarrados en medleys, como el que tempranamente unió a "Cómo olvidar" con "Ahora" y "Huelo a soledad", de un primer segmento ligado al sonido mariachi, y en el que —como siempre— sobresale un nutrido contingente de cuerdas, esta vez chileno.

"Venimos a dejarles lo mejor de nosotros, queremos que bailen, canten, se agarren de las manos, de donde puedan. Y si no tienen una amiguita, que sea un amiguito, está bien, cuál es el problema, estamos en el siglo XXI", dijo en su primera muestra de activismo.

Otras vinieron al agradecer los primeros tres trofeos cosechados, ya que además de las antorchas, la mexicana fue reconocida con un Copihue de Oro, por imponerse en la encuesta del diario "La Cuarta", para elegir al artista más popular del evento. "Va para los fans que votaron, por Chile, por México, pero también va por la libertad de Venezuela, eso es lo que queremos y pedimos", proclamó.

El galardón lo recibió de manos de Virginia Reginato, a quien minutos antes le regaló un minuto gratis de marketing. "Gracias alcaldesa por darme la oportunidad de poner mi corazón y más en este recinto, gracias por tener Viña como la tiene", le dijo, tras recordar la insistencia de la edil por ficharla en el evento.

Para entonces ya había recorrido buena parte de su repertorio, con varios peaks en las gargantas del público. "Tú lo decidiste" y "Hasta que te conocí" por el lado mexicano, y "Mar y arena" y "Cosas del amor" por el romántico, fueron algunas de las piezas más coreadas por una Quinta Vergara que en momentos como ésos se vuelve inmensa.

"Los 19 años pesan", dijo la cantante tras interpretar el merengue "Pecado original", recordando el tiempo transcurrido desde su última visita en 1995, años en que ni siquiera se instituía la Gaviota de Oro. Por eso, la de esta noche —recibida tras los clásicos "Quién como tú" y "Simplemente amigos"— es la primera en una colección que seguro seguirá creciendo, y que Ana Gabriel agradeció con el infalible clásico local "Gracias a la vida". ¿Que Laura Pausini ya lo había desenfundado? Bueno, es verdad, pero la mexicana al menos la preparó. Y por lo demás, tampoco anoche era tan original, ¿no?