• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Amy Adams, la colorada preferida camino a los Oscar

Amy Adams | Foto: AFP

Amy Adams | Foto: AFP

La actriz está nominada a los premios de la Academia por quinta vez, te contamos por qué

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rostro de Amy Adams puede no llamar la atención entre tantas estrellas de Hollywood. Pero cuando se pone en la piel de sus personajes, se destaca por encima del resto. Y algo de ángel debe tener ya que en su corta carrera bajo las luces de Hollywood, ha cosechado cinco nominaciones a los Oscar.

Este año está nominada como mejor actriz protagónica por su papel en Escándalo americano y recordemos que obtuvo el Globo de Oro ganándole a Meryl Streep, la favorita por su protagónico en August: osage county.

Para entender un poco por qué debería tener chances de alzarse con una estatuilla dorada, te contamos el recorrido de la carrera de Amy.

Cinco nominaciones a los Oscar y un Globo de Oro

Los Globo de Oro suelen ser la previa en dónde los apostadores pueden ir palpitando quiénes serán los ganadores de los próximos premios, en este caso los Oscar. Aunque no siempre coinciden los personajes que llegan al podio, hay que decir que Amy tiene una gran competidora, Cate Blanchett por Blue Jasmine.

Recordemos que esta es la primer nominación de Amy como actriz principal, pero ya fue nominada a los Oscar por sus roles secundarios en: Junebug (2005); La duda (2008); El luchador (2010) y The Master (2012).

De Gap al cine

Amy nació el 20 de agosto de 1974 en Italia, en un campamento militar de los Estados Unidos en Aviano, donde su padre estaba de servicio. La actriz, que este año cumplirá 40, empezó a actuar a los 25 luego de haber trabajado, mientras estudiaba baile, en uno de los tantos bares de la cadena Hooters y en un local de ropa GAP.

Su paso por Hooters fue breve, hasta que consiguió trabajo de bailarina en una compañía en el condado de Douglas. "Yo tenía 17 años, ese trabajo no me definía en lo más mínimo. Dejé de trabajar ahí cuando ya nos pedían que nos disfracemos de manera sexy. Ser moza de Hooters no era definitivamente lo mío", dijo en una entrevista en 2011.

Luego de estudiar danzas y actuación en Minnesota, llegó su debut en el cine: fue actriz secundaria en Drop Dead Gorgeous (1999), film protagonizado por Kirsten Dunst, Ellen Barkin, Kirstie Alley, la fallecida Brittany Murphy, Allison Janney y Denise Richards.
Amy, la colorada que llamó la atención

De ahí en más, Amy interpretó varios roles pequeños. Sus atributos físicos, especialmente su rostro armónico y su pelo rojizo [es rubia natural, pero se lo tiñó para distinguirse], comenzaron a tener efecto en los castings. Gracias a que ajustaba en determinado fisic du rol, llegó a una producción de Steven Spielberg. En Atrapame si puedes (2002), el conocido film de Leonardo DiCaprio y Tom Hanks, fue la enfermera colorada.

Pero fue en 2005 cuando su nombre empezó a hacerse más conocido. En El día de la boda, protagonizado por Debra Messing -la reconocida actriz de la serie Will and Grace-, deslumbró con su belleza. Y ese año llegó su primera nominación al Oscar, como actriz secundaria por su papel en Junebug, un film independiente.

En 2007, logró la tan ansiada popularidad gracias al film Encantada, la producción de Disney en la que era una princesa de cuentos de hadas perdida en el mundo real. De entre más de 200 actrices, ella se impuso en el casting. Allí se destacó por su histrionismo y sus buenas dotes de cantante.

Amy, en la gloria de Hollywood

De allí en más compartió pantalla con grandes actores. Su segunda nominación a los Oscar la encontró transformada en una inocente monja que debía lidiar con los personajes de Meryl Streep y e l fallecido Philip Seymour Hoffman, en La duda (2008).

En El luchador (2010), su tercera nominación, hizo de una pelirroja muy sexy y compartió escenas con el camaleónico Christian Bale.

En The master se la vio más madura y ya con un nombre que pisaba fuerte en los estudios de Hollywood, por lo que llegó su cuarta nominación a los Oscar.

La humildad ante todo

El recorrido de Adams fue una carrera en subida directa. No obstante, nunca cayó en el divismo, tan característico de muchas celebridades. En una entrevista expresó su malestar en su primera nominación a los premios de la Academia de Hollywood: "Tuve una crisis existencial en los Oscar, estaba sentada al lado de Sean Penn y Meryl Streep y pensaba: ´¿Qué estoy haciendo aquí? No pertenezco a este lugar´".

Una artista completa

Comedias, dramas, baile, canto. Amy Adams no sólo tiene ángel, tiene la capacidad de transformarse en lo que el director de turno necesita. Desde una bomba sensual a una inocente cocinera amateur como se la vio en Julie & Julia, película que protagonizó junto con la gran Meryl Streep (sin compartir escenas). Este año su personaje en Escándalo americano la lleva a ser una de las posibles ganadoras del Oscar.

Si bien alguna vez afirmó que en sus comienzos tenía terror escénico, su capacidad actoral ganó por sobre esa debilidad. Incluso, también pudo con los humores de aquellos con los que nadie quiere actuar: "He trabajado con los actores más mal intencionados de la industria. Nadie pudo ni podrá intimidarme". Veremos cuál es su suerte camino a los premios de la Academia. Sea cual fuere, parece que nada la amedrentará en su carrera por ser cada vez una mejor actriz.