• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¡Alimentos prohibidos para los niños!

La alimentación es crucial para el adecuado crecimiento de los niños | Foto: Cortesía

La sal debe quedar fuera de la dieta de los niños menores de dos años | Cortesía

No todo lo que ingieren los adultos es recomendable para los pequeños

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los adultos toman café y té. Es decir, en algún momento comienza la ingesta de estas bebidas. Entonces, ¿cuándo debería comenzar a ocurrir eso en los niños? "El té y el café no están recomendados en la edad infantil. No tienen nada de nutritivo. No deberían tomarlos menores de 15 años". Explica Eliana Muñoz, nutrióloga infantil.

"Estas bebidas intervienen con la absorción de algunos nutrientes como hierro y calcio" agrega. Sin embargo, sí pueden intervenir factores culturales. Es probable que en países donde el café abunda, su ingesta comience desde temprano. Lo ideal es atrasar lo más posible su consumo.

Otro caso más cultural es el uso agregado de sal y de azúcar, que es más una costumbre que una necesidad.

La sal debe quedar fuera de la dieta de los niños menores de dos años. El orden es más o menos así: hasta los seis meses, solo leche materna, luego entran las papillas de verduras y, hasta el año, se va ampliando el repertorio de alimentos que se combinan, desde sólo verduras, a carne, pollo, pescado, legumbres y huevo.

En relación al azúcar, lo ideal es no agregarla, a menos que la condición nutricional del niño lo amerite. "Definitivamente no se debe usar endulzantes en menores de dos años, y de ahí en adelante no existe la recomendación de usar endulzantes en niños", agrega Sylvia Guardia, nutrióloga y pediatra.

Eliana Muñoz advierte que los niños no deberían probar miel antes del primer año, por el riesgo de botulismo (una intoxicación producida por una bacteria). Y no deberían consumir soya en toda la etapa infantil.

Por su parte, Sylvia Guardia asegura que el aporte en calcio que hace la leche de soya, por ejemplo, se absorbe más lento, por lo tanto, para aquellos que evitan la proteína animal, tienen que agregar los nutrientes que les faltan de otra manera.

Respecto a los lácteos, ambas especialistas son partidarias de la ingesta de leche de vaca. "Es súper importante el consumo de lácteos en todo el proceso de crecimiento. Y no hay mejor fuente de calcio que la leche de origen animal", precisa Muñoz.

A partir del año ya puede comenzar el consumo de leche descremada o semidescremada (dependiendo del estado nutricional del niño). "Por lo menos medio litro de leche diaria. Después de los dos años, descremada, porque la grasa está en otros alimentos", plantea Guardia.