• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Afirman que el fin de semana puede tener efectos negativos en la salud

“Tengo en mi familia tres casos de Chikungunya y nada de acetaminofén para el dolor de cabeza”, comenta @Terrydfa

Foto referencial, dolor de cabeza

Sin ser fatalista el desorden y los excesos a veces pasan la cuenta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Es fin de semana! y podemos dormir hasta tarde, andar en pijama, ver todo el día TV, salirnos de la dieta, tomar un traguito, jardinear, juntarnos con los amigos, pasear con los niños.

La lista de panoramas es inmensa y cuando llega el domingo en la tarde, después de tanto desarreglo, algunos se sientan y dicen: “por fin mañana es lunes”. Lo anterior podría tener una explicación.

Según diversos especialistas, los fines de semana podrían tener un efecto negativo en la salud de las personas que van desde la migraña al estreñimiento producto de los excesos.

Según Alistair Forbes, profesor de gastroenterología, nutrición y medicina de la Facultad de Medicina de Norwich, el estar inactivo viendo TV o sin hacer nada puede causar estreñimiento ya que el movimiento, el caminar aunque sea poco sirve para enviar movilizar a los intestinos. Pero además, originaría problemas en la columna vertebral y el cuello, según reseña el Daily Mail.

Y peor aún, también habría riesgos de empeorar la acidez o incluso, desencadenarla por estar horas viendo películas o en el computador y comiendo nada de cosas sanas.

Más aún, los riesgos del fin de semana pasan por preferir comidas con mayor contenido calórico, tanto es así que estos dos días fueron declarados por la Revista de Investigación Internacional en Obesidad como los peores de la semana para adelgazar. Esto debido que existe una cultura de recompensa psicológica a través de la comida.

Ahora, otro problema son los dolores de cabeza. De acuerdo a lo que explicó, el doctor Andy Dowson, director King's College Hospital, de Londres, éstas podrían ocurrir con más frecuencia a causa del cambio de rutina que se ha llevado respecto de los 5 días anteriores.

“Si usted está acostumbrado a comer a cierta hora del día o de levantarse y quedarse dormido al mismo tiempo, la interrupción en el fin de semana puede causar dolores de cabeza, ya que el cerebro tratar de ajustarse a las comidas irregulares”, explica.

Además, la abstinencia de cafeína puede ser otro culpable, y otra teoría que presenta es que el hipotálamo es muy sensible a cualquier cambio de rutina del cuerpo.

Pero los riesgos en la salud también se trasladarían a las lesiones musculares por jardinear sin estar acostumbrado a esos movimientos bruscos con la tierra, como cavar o cargar peso. O bien, por exagerar en el gimnasio, en el running o deportes de gran esfuerzo.

Aunque lo más inquietante son las enfermedades que causa el estrés. Una es la baja en el sistema inmune por el relajo poco acostumbrado donde la adrenalina deja de ser secretada y se produce una especie de efecto resaca, donde bajaría la inmunidad.

Y otra, es que los niveles de estrés pueden aumentar por la emocionalidad que ocasiona el estar en contacto con los seres queridos y las mil y una actividades que se deben cumplir.

El doctor Sandi Mann, profesor de psicología del trabajo en la Universidad de Central Lancashire, comentó en la publicación, que pasar tiempo con la familia implica también realizar muchas tareas domésticas y por eso trabajar, se convierte en un descanso.

Entonces no hay salida y los niveles de estrés no decaen. De ahí que muchos padres, el domingo en la tarde, tras intensas jornadas con niños corriendo alrededor dicen ‘por fin mañana es lunes’.

Demasiado estresante

Todo indica que el ansiado fin de semana puede llegar a ser ‘peligroso’. Sin embargo, para la psicóloga Patricia Silva Gibson (psilvagibson@gmail.com ) el creer que el “finde” te puede enfermar es sólo una dramatización de la realidad.

“Creo que sería un poco estresante, que además de preocuparnos por ‘todo’ lo que deseamos hacer durante los fines de semana además de descansar, tengamos que preocuparnos de estas posibles consecuencias”, afirma.

Pero, lamentablemente, comparte que es real que muchas veces se termina exhausto y el estado de salud se resiente.

“Es que le atribuimos demasiadas expectativas a estos escasos días de supuesto descanso, porque es común que se transformen en una vorágine de actividades y de compromisos”, explica. Para evitarlo, la psicóloga llama a intentar mantener los horarios de comidas y de descanso, y si nos gusta hacer deporte, perfecto, pero sin exagerar.

“Además, es muy importante permitirnos un tiempo de descanso razonable para recuperar energías y sencillamente porque ‘nuestro cuerpo y mente lo merecen’, y no significa que tengamos que estar acostado toda la tarde, va a depender de cada uno”, aconseja.

Por tanto, lo más importante, señala Patricia Silva, es tener claro que todo exceso trae consecuencias negativas. Por ejemplo, comenta que si vamos a ir a un cumpleaños o a una junta con amigos, lo fundamental es “disfrutar” pasarlo bien, conversar, compartir.

“Con eso ya estamos pagados para un buen fin de semana. No es necesario al otro día comerse una parrillada para uno solo, o salir de fiesta y beber como si el mundo se fuera a acabar, pero estoy dramatizando la situación para hacerla comprensible de que debemos mantener un equilibrio sano”, señala la psicóloga.

En esa misma línea, indica que lo esencial es aprender a escuchar nuestro cuerpo, porque siempre nos está enviando señales y los síntomas de enfermedades hay que hacerles caso.

“Debemos aprender a reconocer nuestras necesidades, a priorizar nuestros intereses, y a veces incluso no es malo dejar a un lado y olvidarse de tanto compromiso y darnos tiempo para nosotros, nuestra pareja, hijos”, recomienda Silva.

La idea es que el ansiado fin de semana sirva de verdad para relajarnos y no que sea una pausa entre el trabajo para llegar el día lunes más cansados que el viernes.