• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Acusan a Uribe de ofrecer escaños en la Asamblea a las Farc en 2003

Álvaro Uribe / EFE

Álvaro Uribe / EFE

El congresista Roy Barreras respaldó la denuncia con unos documentos del primer gobierno del expresidente Álvaro Uribe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La supuesta entrega de curules a desmovilizados de los grupos armados ilegales en 2003 volvió a enfrentar este martes a un sector del uribismo con el senador de Partido Social de Unidad Nacional, Roy Barreras.

El congresista presentó en la mañana unos documentos, según los cuales durante el primer gobierno del expresidente Álvaro Uribe se habría contemplado la entrega de escaños en asambleas y concejos para integrantes de organizaciones al margen de la ley.

Según Barreras, el documento fue: “divulgado en el Diario Oficial de hace 11 años y la idea era entregar curules de manera directa, sin previo desarme y sin consideración a las inhabilidades jurídicas de los beneficiados”.

“Queda demostrado frente a los colombianos que los inamovibles que habla el hoy senador Uribe no existen, no existieron en el año 2003 y por tanto, sin tales inamovibles, queda allanado el camino para que la paz sea un propósito nacional de todos”, afirmó el congresista.

En respuesta, el senador Uribe publicó por Twitter un mensaje de Fernando Londoño, entonces ministro del Interior.

“Estas palabras del doctor Fernando Londoño contestan al senador Roy Barreras”, escribió el exmandatario en la red social.

Londoño afirmó “las circunscripciones del 2003 se establecerían por una sola vez y por una sola vez se podrían nombrar directamente representantes, diputados o concejales”.

“Los grupos armados con quienes se haría el acuerdo, ya estarían desmovilizados, es decir sin armas y a discreción del Estado”, agregó el exministro.

Adicionalmente, según Londoño, “el Presidente podría eximir a esos grupos de determinadas inhabilidades. Pero no podría decretar amnistías ni indultos, facultad del Congreso que no se tocaba”.

“No se tocó la inhabilidad del Congreso mismo para amnistiar o indultar por delitos distintos de los políticos. Luego los candidatos a esas circunscripciones o los representantes, diputados o concejales escogidos por el Presidente, por una sola vez, en ningún caso podían haber sido condenados por delitos distintos de los políticos. Ni hablar de delitos atroces o de lesa humanidad”, reza la explicación.